Entrevista a Miguel Ángel Rincón Peña, por Eva Martín y Gonzalo García

martes, marzo 07, 2017

La poesía de Miguel Ángel Rincón Peña (Ronda, 1977) está construida con versos cercanos y reconocibles, poemas que cuentan cosas con las cuales nos podemos sentir identificados. Poesía de lo cotidiano pero cargada de profundidad, poesía de amor pero sin romanticismos pueriles, poesía social pero de ningún modo panfletera. 

Además de poeta, Miguel Ángel también es músico (https://youtu.be/x7V9cABnETE) y columnista en varios medios de comunicación (http://www.lavozdelsur.es/usuarios/miguelangelrincon)

En 2016 publicó su hasta ahora último poemario titulado “40 planes de fuga”. A lo largo de su trayectoria ha publicado 6 libros de poemas, participando en varias antologías poéticas. 

En la poesía contemporánea que actualmente se hace, no solamente en la provincia de Cádiz, sino en Andalucía, existe un grupo de poetas con voces de lo más personales, podemos hablar por ejemplo de Rosario Troncoso, Luis García Gil, David Franco Monthiel y nuestro invitado, Miguel Ángel Rincón, que aunque nacido en Ronda (Málaga), reside desde su niñez en Prado del Rey (Cádiz).

Hemos tenido el placer de conversar largo y tendido con el poeta rondeño/pradense sobre poesía y sobre muchas cosas más. A continuación reproducimos un resumen de dicha conversación:

¿Qué dicen sus libros?

Mis libros cuentan pequeñas historias, historias cotidianas en su mayoría. Dicen cosas sobre el amor, sobre la vida… y se inquieren también sobre muchos temas. Con el paso de los años, uno empieza a decir cosas que siempre ha dicho pero de diversa forma.

Quizá esto último sea madurez…

Quizá sea un atisbo de madurez, sí.

He leído en alguna reseña sobre su obra que sus poemas vienen impregnados de una fuerza elemental: la honestidad.

Uno intenta serlo siempre y plasmarlo en el papel. Tengo unas ideas y una manera de ver las cosas que para mí son irrenunciables. Yo soy quien soy, y no quiero engañar a nadie. Sobre todo, no quiero engañarme a mí. Si siento que tengo que escribir sobre “algo”, aunque ese “algo” sea políticamente incorrecto, no me tiembla la mano. Cómo decía Dostoievski en sus Memorias del Subsuelo "Yo no puedo callar cuando el corazón me da gritos..." Supongo que de eso va la honestidad.

Sus libros han sido publicados por diversas editoriales, ¿No ha encontrado aún su editorial de cabecera?
Mis libros han sido editados por editoriales muy pequeñitas. La primera que apostó por mis poemas fue Castellarte, con la cual he publicado dos libros: Elucubraciones de un superviviente y Poemas en el equipaje. Luego vinieron Tiempo de Cerezas, Atrapasueños y Seleer. Ahora, visto todo desde una cierta distancia, lamento que esas editoriales no apostaran más por esos libros, creo que La máquina quimérica y 40 planes de fuga se merecían una mejor promoción, sin embargo, las promociones fueron casi inexistentes. Pero bueno, las editoriales son las que ponen el dinero y las que deciden el recorrido del libro. En la mayoría de los casos somos los autores los que tenemos que hacer promoción por nuestra cuenta y riesgo. Es una pena, y es algo que a los demás compañeros y compañeras también les ha pasado y les sigue pasando.

¿Para cuándo un libro con una editorial que le ofrezca garantías?
Pues eso quisiera yo saber, je, je. La culpa debe de ser mía, que no participo en certámenes de poesía ni tengo padrino que conozca a alguien importante en alguna gran editorial.
Me gustaría publicar con una editorial que se tome en serio el trabajo de uno, que mueva el libro y que, por ende, sea profesional, con eso me conformo. Creo que, quitando un par de proyectos que tengo entre manos para publicar con dos asociaciones culturales, no volveré a sacar ningún libro con editoriales parecidas a las que me han publicado anteriormente. Es preferible la autoedición, fíjense.

Todos los artistas tienen influencias, cercanas o lejanas, ¿cuáles son las suyas en el mundo de la poesía?
Tengo muchas y muy buenas influencias: Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Ángel González, Jaime Gil de Biedma, Neruda, Benedetti, Julio Mariscal, Pedro Sevilla, Gloria Fuertes, Javier Salvago, Roger Wolfe, Antonio Orihuela, y tantos otros que me marcaron positivamente.

¿Y en la música?
Es difícil, son muchos: The Beatles, Johnny Cash, Bob Dylan, Aute…, y un larguísimo etcétera.

¿Qué instrumento musical toca?

Siempre he tocado el bajo, y me considero ante todo bajista. También le doy a la armónica, a la guimbarda, a la percusión, etc. Ahora estoy tocando la batería en un proyecto en ciernes.


Hablemos de sus proyectos, ¿se pueden desvelar?

Sí, claro, mis  proyectos más inmediatos son varios. “Camposanto’blues”, que es un grupo de Rock & Roll creado junto a dos buenos amigos y con el cual esperamos tocar mucho este verano. También tengo otro proyecto muy especial que se llama “Quejío underground”, en el que participamos cantautores y poetas, compañeros y amigos del colectivo El fuego de la utopía, al que pertenezco. Además, hace poco pusimos en marcha “PoPoesía”, un espectáculo poético-musical que estamos llevando a cabo en teatros.
Luego tengo casi acabados dos libros de poemas que reposarán un tiempo prudencial antes de decidir qué hacer con ellos. Desde hace un par de meses estoy inmerso escribiendo una novela, de la cual llevo unos 20 capítulos. No sé si me atreveré a publicarla, si lo hago seguramente vaya firmada bajo seudónimo, ya veremos. Y, por supuesto, no quiero olvidarme de mi querido Ateneo Cultural Almajar, con el cual estamos creando muchos y variados proyectos culturales en Prado del Rey. Una labor pedagógica y divulgativa muy importante a nivel local.

Ha sido padre recientemente, ¿le influye esa circunstancia a la hora de crear?

Por supuesto, mi paternidad influye sobre todo lo que hago. Es más, influye incluso en lo que no hago. Desde que Pablo llegó, he bajado el ritmo que llevaba, ahora, por ejemplo, elijo muy bien los sitios en los que recitar. Antes podía hacer unos 20 ó 25 recitales al año, incluso algunos más, ahora, sin embargo, hago la mitad. Un pequeño de 15 meses requiere mucho tiempo, mucha dedicación, y en eso estamos ahora.
--



2 horas y 5 cervezas más tarde, paramos la grabadora y damos por concluida la conversación. Volviendo para Málaga tenemos la sensación de haber estado con alguien que tiene una visión del mundo y de la vida muy particular, una de esas personas que merecen la pena conocer y es que los poetas siempre tienen algo que atrae; un halo misterio quizás.

Para más información sobre la vida y obra de Rincón Peña, os dejamos algunos enlaces:

www.miguelangelrincon.com
http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Ángel_Rincón_Peña
http://www.lavozdelsur.es/40-planes-de-fuga
https://youtu.be/qPKqAhqFU5A

Entrevista a Miguel Ángel Rincón Peña, por Eva Martín y Gonzalo García

martes, marzo 07, 2017

La poesía de Miguel Ángel Rincón Peña (Ronda, 1977) está construida con versos cercanos y reconocibles, poemas que cuentan cosas con las cuales nos podemos sentir identificados. Poesía de lo cotidiano pero cargada de profundidad, poesía de amor pero sin romanticismos pueriles, poesía social pero de ningún modo panfletera. 

Además de poeta, Miguel Ángel también es músico (https://youtu.be/x7V9cABnETE) y columnista en varios medios de comunicación (http://www.lavozdelsur.es/usuarios/miguelangelrincon)

En 2016 publicó su hasta ahora último poemario titulado “40 planes de fuga”. A lo largo de su trayectoria ha publicado 6 libros de poemas, participando en varias antologías poéticas. 

En la poesía contemporánea que actualmente se hace, no solamente en la provincia de Cádiz, sino en Andalucía, existe un grupo de poetas con voces de lo más personales, podemos hablar por ejemplo de Rosario Troncoso, Luis García Gil, David Franco Monthiel y nuestro invitado, Miguel Ángel Rincón, que aunque nacido en Ronda (Málaga), reside desde su niñez en Prado del Rey (Cádiz).

Hemos tenido el placer de conversar largo y tendido con el poeta rondeño/pradense sobre poesía y sobre muchas cosas más. A continuación reproducimos un resumen de dicha conversación:

¿Qué dicen sus libros?

Mis libros cuentan pequeñas historias, historias cotidianas en su mayoría. Dicen cosas sobre el amor, sobre la vida… y se inquieren también sobre muchos temas. Con el paso de los años, uno empieza a decir cosas que siempre ha dicho pero de diversa forma.

Quizá esto último sea madurez…

Quizá sea un atisbo de madurez, sí.

He leído en alguna reseña sobre su obra que sus poemas vienen impregnados de una fuerza elemental: la honestidad.

Uno intenta serlo siempre y plasmarlo en el papel. Tengo unas ideas y una manera de ver las cosas que para mí son irrenunciables. Yo soy quien soy, y no quiero engañar a nadie. Sobre todo, no quiero engañarme a mí. Si siento que tengo que escribir sobre “algo”, aunque ese “algo” sea políticamente incorrecto, no me tiembla la mano. Cómo decía Dostoievski en sus Memorias del Subsuelo "Yo no puedo callar cuando el corazón me da gritos..." Supongo que de eso va la honestidad.

Sus libros han sido publicados por diversas editoriales, ¿No ha encontrado aún su editorial de cabecera?
Mis libros han sido editados por editoriales muy pequeñitas. La primera que apostó por mis poemas fue Castellarte, con la cual he publicado dos libros: Elucubraciones de un superviviente y Poemas en el equipaje. Luego vinieron Tiempo de Cerezas, Atrapasueños y Seleer. Ahora, visto todo desde una cierta distancia, lamento que esas editoriales no apostaran más por esos libros, creo que La máquina quimérica y 40 planes de fuga se merecían una mejor promoción, sin embargo, las promociones fueron casi inexistentes. Pero bueno, las editoriales son las que ponen el dinero y las que deciden el recorrido del libro. En la mayoría de los casos somos los autores los que tenemos que hacer promoción por nuestra cuenta y riesgo. Es una pena, y es algo que a los demás compañeros y compañeras también les ha pasado y les sigue pasando.

¿Para cuándo un libro con una editorial que le ofrezca garantías?
Pues eso quisiera yo saber, je, je. La culpa debe de ser mía, que no participo en certámenes de poesía ni tengo padrino que conozca a alguien importante en alguna gran editorial.
Me gustaría publicar con una editorial que se tome en serio el trabajo de uno, que mueva el libro y que, por ende, sea profesional, con eso me conformo. Creo que, quitando un par de proyectos que tengo entre manos para publicar con dos asociaciones culturales, no volveré a sacar ningún libro con editoriales parecidas a las que me han publicado anteriormente. Es preferible la autoedición, fíjense.

Todos los artistas tienen influencias, cercanas o lejanas, ¿cuáles son las suyas en el mundo de la poesía?
Tengo muchas y muy buenas influencias: Bécquer, Juan Ramón Jiménez, Ángel González, Jaime Gil de Biedma, Neruda, Benedetti, Julio Mariscal, Pedro Sevilla, Gloria Fuertes, Javier Salvago, Roger Wolfe, Antonio Orihuela, y tantos otros que me marcaron positivamente.

¿Y en la música?
Es difícil, son muchos: The Beatles, Johnny Cash, Bob Dylan, Aute…, y un larguísimo etcétera.

¿Qué instrumento musical toca?

Siempre he tocado el bajo, y me considero ante todo bajista. También le doy a la armónica, a la guimbarda, a la percusión, etc. Ahora estoy tocando la batería en un proyecto en ciernes.


Hablemos de sus proyectos, ¿se pueden desvelar?

Sí, claro, mis  proyectos más inmediatos son varios. “Camposanto’blues”, que es un grupo de Rock & Roll creado junto a dos buenos amigos y con el cual esperamos tocar mucho este verano. También tengo otro proyecto muy especial que se llama “Quejío underground”, en el que participamos cantautores y poetas, compañeros y amigos del colectivo El fuego de la utopía, al que pertenezco. Además, hace poco pusimos en marcha “PoPoesía”, un espectáculo poético-musical que estamos llevando a cabo en teatros.
Luego tengo casi acabados dos libros de poemas que reposarán un tiempo prudencial antes de decidir qué hacer con ellos. Desde hace un par de meses estoy inmerso escribiendo una novela, de la cual llevo unos 20 capítulos. No sé si me atreveré a publicarla, si lo hago seguramente vaya firmada bajo seudónimo, ya veremos. Y, por supuesto, no quiero olvidarme de mi querido Ateneo Cultural Almajar, con el cual estamos creando muchos y variados proyectos culturales en Prado del Rey. Una labor pedagógica y divulgativa muy importante a nivel local.

Ha sido padre recientemente, ¿le influye esa circunstancia a la hora de crear?

Por supuesto, mi paternidad influye sobre todo lo que hago. Es más, influye incluso en lo que no hago. Desde que Pablo llegó, he bajado el ritmo que llevaba, ahora, por ejemplo, elijo muy bien los sitios en los que recitar. Antes podía hacer unos 20 ó 25 recitales al año, incluso algunos más, ahora, sin embargo, hago la mitad. Un pequeño de 15 meses requiere mucho tiempo, mucha dedicación, y en eso estamos ahora.
--



2 horas y 5 cervezas más tarde, paramos la grabadora y damos por concluida la conversación. Volviendo para Málaga tenemos la sensación de haber estado con alguien que tiene una visión del mundo y de la vida muy particular, una de esas personas que merecen la pena conocer y es que los poetas siempre tienen algo que atrae; un halo misterio quizás.

Para más información sobre la vida y obra de Rincón Peña, os dejamos algunos enlaces:

www.miguelangelrincon.com
http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Ángel_Rincón_Peña
http://www.lavozdelsur.es/40-planes-de-fuga
https://youtu.be/qPKqAhqFU5A