Mercadillo solidario de novedades editoriales

lunes, septiembre 26, 2016

sábado 1 de octubre de 10:00 a 15:00
Mediâtica
c/ d'Espronceda, 366 local, 08027 Barcelona
 
 

Presentación de nla nueva novela de Álex Chico


Cuentos Del TAO, Segunda Edición


Debido a la buena acogida en la anterior edición, Gonzalo Zalaya Bueno volverá a estar ante vosotros, en el Club Cronopios, haciendo muestra de sus dotes de cuenta cuentos.

Cine Forum PONTS CULTURALS


Cine Forum PONTS  CULTURALS    (2016-2017)
 
Centre Civic DRASSANES      
Nou de la Rambla 43  08001 Bcn
                                                                                             A les 19 hores
Miércoles.- 5 octubre              
 
Accattone
Accattone es una película italiana dramática de 1961 dirigida por Pier Paolo Pasolini. Fue la primera película del realizador, y en ella ya aparece el personalísimo mundo de la Romamarginal de Pasolini. Monica Vitti puso la voz del personaje de Ascenza, si bien no figura acreditada.Bernardo Bertolucci trabajó en la cinta como asistente de producción.

El oso herido Obra plástica de Hipólito García Fernandez Bolo

El oso herido
Obra plástica de Hipólito García Fernandez Bolo
Exposición enmarcada dentro del programa del Festival Expoesía
Inauguración
Viernes 30 septiembre 21 h
Aleatorio Ruiz 7 Malasaña
Si deseas participar en el micro abierto, por favor escribe a 

Mimbres de agua, poesía, música e imagen en el Laberinto de Ariadna

lunes, septiembre 19, 2016

PROPERA TERTÚLIA

30 setembre 2016

Mimbres de agua, poesía, música e imagen

VV.AA
Anna Isabel Camacho
Linares-Baeza (Jaén), 1967. Magisterio y Filología hispánica. Actualmente esprofesora de Enseñanza Secundaria. Ha asistido a diferentes cursos del Ateneu Barcelonès. Ha compaginado su profesión con la dirección de talleres de escriturapara adultos en ámbitos culturales diversos.


Trinidad Casas
Marmolejo (Jaén), 1947. Licenciada en Psicología. Ha sido asesora psicopedagógica en Ensenyament. Forma parte del grupo Escac al Vers, surgidoen l’Escola d’Escriptura del Ateneu Barcelonès. Primer premio del VII Concurs de Poesia “Pepi Pagès” 2012 con la obra “La veu digué la paraula”.Ha publicado: “Àgora poética” (varias autoras, CCDFB, 2009); “Acecha el nombre” en Premis Poesia José María Valverde 2012, y “Campo de más allá”.


Daniela Cavalli
Santiago de Chile, 1974. Licenciada en Filología Hispánica, master en Didácticade la lengua y la literatura. Ha realizado el doctorado sobre “Respuestas lectoras ala poesía en secundaria”. Ha trabajado en enseñanza en Chile y en EEUU. Ha publicado artículos académicos relativos a la didáctica de la literatura.Seleccionada en el XXV premio Voces nuevas (Torremozas, Madrid 2012).


Mercedes Delclós
Madrid, 1953. Licenciada en Filología Inglesa. La voz es su especialidad en lacarrera de música. El piano es su segundo instrumento. Ha editado CDs y librosde partituras con creaciones propias sobre música vocal, tanto infantil como paraadultos, y creado e interpretado música vocal para diversos obras del Teatre Lliure y el Teatre Nacional de Catalunya. Ha musicado un poema de Anna Rossell: “Ja se senten els passos al replà”. Ha realizado cursos de poesía en l’Escola d’Escriptura del Ateneu Barcelonès. Fue seleccionada en el XXI premio de Poesía Voces Nuevas (Torremozas, Madrid, 2008). Está incluida en la Antología “Àgora poética” del CCDFB, 2009, y en la Antología “Voces desde el Laberinto“, 2013. Ha traducido el libro “Dix ans avec Alexandra David Néel” exploradora, reportera y orientalista- de Marie-Madeleine Peyronnet (en breve se editará en Sd.edicions). Ha publicado el poemario “Mar de cantos”, 2012.
mercedesdelclos.wordpress.com


Pilar Estabanell
Barcelona, 1957. Licenciada en Bellas Artes. Post grado en el Taller de Grabado de la Llotja. Ha realizado exposiciones individuales y colectivas. Performances en el ámbito del teatro. Combina la pintura con la poesía, integrando amba disciplinas en exposiciones.
www.pilarestabanell.com


Lola Irún
Barcelona, 1954. Licenciada en Filología Catalana, Diplomada en E. I.. Master en Dirección y Administración de Empresa. Ha impartido clases de catalán para l’Escola d’Administració Pública de Catalunya” y ha trabajado como directiva ediversas empresas. Participa en distintos cursos y actividades de Poesía de l’Escola d’Escriptura de l’ Ateneu Barcelonès. Forma parte del grupo “OmbraKdiu”, haciendo recitales de poemas propios y de otros autores. Obtuvo uno de los premios de Sant Jordi, en Casteldefells, y en la UB. Actualmente está ultimando la publicación del poemario “Habitar la incertidumbre

 
Lloc: Aula dels Escriptors de la ACEC, Ateneu, 5ª - Canuda, 6 - Barcelona
Horari: 18.00 h

Organitza: El Laberint d’Ariadna
Presenta: Teresa Martín Taffarel

Presentación de "Cancionero moral de un poeta menor"


Festival Poesia Gironella

viernes, 30 de septiembre de 20:00 a 21:00 a la Biblioteca de Gironella
 
Ja torna la tardor i amb aquesta poètica estació, arriba també el festival de poesia de Gironella. La tardor és aquella estació en que "las hojas no se andan por las ramas". Però a canvi, arriben uns dies en que el cos i la ment ens demana recolliment, som més propers a les lectures a la vora del foc i deixem de banda l'estressant estiu.
La proposta del festival és apropar la poesia a tots els públics i demostrar que hi ha una diversitat poètica, on tots trobem el nostre estil. Per això aquest any els autors convidats tenen estils i formes ben diferents.
Esperem que gaudiu de les lletres i les imatges que els poetes ens oferiran i que l'esforç que representa per als organitzadors i col•laboradors, es vegi recompensat amb una bona assistència de públic.

Presentación del libro "Rumor de humo y ceniza"

jueves, 6 de octubre a las 19:30 en UTC-05
Casa del Poeta Ramon López Velarde en la Col Roma de la Cd de México. en Cuauhtémoc, Distrito Federal, Mexico



 

CONCENTRACIÓN MUNDIAL 100 MIL POETAS Y ARTISTAS POR EL CAMBIO

sábado 24 de septiembre  a las 19:00
St.Anastasi, Port de Badalona
 
 
Queridos amigos,

Este año Anna Benítez del Canto y yo, os volvemos a traer desde Estados Unidos (California) por sexto año consecutivo, la Concentración Mundial 100Mil Poetas y Artistas por el cambio. Hemos pensado que el lugar perfecto para esta nueva edición era, ni más ni menos, que el Restaurant St. Anastasi del Port de Badalona, lugar que muchos de vosotros ya conocéis por que Anna ha realizado allí mismo todas las ediciones de Badasia.

Os iremos concretando los horarios, y la participación de los grupos literarios, poéticos, musicales o culturales en general.

Todo aquel que ya quiera enviarnos sus Carteles publicitarios del evento (dibujos, pinturas, fotografías, etc...), puede hacerlo a nuestro correo electrónico: circulo.quemecuentas@gmail.com.

Cualquier persona que desee participar, ya puede ir inscribiéndose en esta misma página del evento.

Aceptamos vuestras propuestas e ideas... Contádnoslo y estudiaremos la posibilidad de llevarlas a cabo.

Os dejamos aquí los enlaces de la página oficial de Estados Unidos, para que podáis verla y tengáis una idea de la forma en la que podéis participar

http://100tpc.org/

Os facilitaremos, además, el enlace del Canal de TV que tenemos habilitado para difundir el evento. Se podrá ver después en diferido, y todo aquel que no pueda asistir al evento, también tendrá la posibilidad de verlo cuando desee.

Esta es la dirección:

RESTAURANT ST. ANASTASI

PORT DE BADALONA
Muelle Norte. Local 5.
08918 - BADALONA


OS ESPERAMOS EL SÁBADO DÍA 24 DE SEPTIEMBRE EN BADALONA

Archetypes

viernes, 21 de octubre de 20:00 a 23:00
thefloor.bcn
Bertrán 86, baixos, 08023 Barcelona
 

Presentación del libro "El corazón es sólo un pájaro que llama"


Presentación de 'Séptima Sensible'

martes, 4 de octubre de 20:00 a 22:00
Casa de Cultura de La Almunia de Doña Godina
San Juan, S/N, 50100 La Almunia de Doña Godina
 
acto público
Presentado por Mª Gloria García Uriol, Mario Sánchez Moreno, José Manuel Latorre (concejal del Ayuntamiento de La La Almunia) y Mª Pilar Blanco Unzué
 

"Me volvi mala" Blanca Haddad (Square Art Projects)

domingo, septiembre 18, 2016


3a. trobada poetic//musical "Escales que pugen al Cel"

sábado, 8 de octubre a las 10:30
Mas De Barberáns, Catalunya.
 
3a. Trobada poètic/musical “Escales que pugen al cel” a Mas de Barberans (Montsià) Catalunya . Els dies set i vuit d'Octubre .
Patrocinada Pel Ajuntament de Mas de Barberans i la col·laboració d'entitats culturals i Cíviques del poble.

És una trobada oberta a tothom per participar-hi, sigui poeta i/o músic, en que el interès de l'organització és la divulgació de la poesia i que aquesta sigui el vehicle, la raó, per establir i reforçar llaços d'amistat entre persones i Pobles.

Les activitats i actes previstos són els següents:

1 .- Divendres dia 7 a les 20 hores recital al Centre Cívic de Franc Guinart i Francecs Torreguitart presentaran el seu treball, “Sons a la Galeria”.
2.- Dissabte dia 8 a les 10,30, rebuda i benvinguda als participants i convidats, al Museu de la Pauma pel senyor alcalde i corporació municipal,
3.- Per deferència de l'ajuntament , visita guiada al Museu de la Pauma, lloc del que segur ens endurem un grat record.
4.- Al mateix Museu, compartirem amb les autoritats i amics ,un refrigeri per tindre força per començar el dia.
5.- A les 11.30 , inici del recorregut per les Escales que pugen al cel, fent les lectures poètiques.
6.- A les 14 , temps de descans , i anada a dinar (els que vulguin) a un lloc a decidir.
7.- A les 17 en el Centre Cívic , serà l'hora de la musica i cantautors.
8.- Durant la tarda lliurament pels membres del jurat, dels premis del 2on. Concurs de poesia
“Escales que pugen al Cel”
9.- A continuació la part més emotiva, abraçades , besets als antics amics i als nous que haurem fet. Alguna llàgrima poètica i a continuar el camí de la poesia que tantes satisfaccions ens dona

Gracies, l’organització

Silvia Mazar: “Ya de niña conocía detalle por detalle cada cuadro de Goya” Entrevista realizada por Rolando Revagliatti

Silvia Mazar: “Ya de niña conocía detalle por detalle cada cuadro de Goya”

Entrevista realizada por Rolando Revagliatti


Silvia Mazar nació el 2 de abril de 1937 en Buenos Aires, ciudad en la que reside, la Argentina. En 1957 se recibió de Técnica en Fonoaudiología por la Universidad de Buenos Aires. Colaboró, entre otros medios gráficos, con el diario “La Capital” de Rosario, Santa Fe, en su país, y en las revistas “La Espada Rota” de Venezuela y “Norte” de México. A partir de 1982 ha sido incluida en antologías de poesía y de narrativa: “Hojas nuevas”, “Cuentos encogidos” (I y II), “Antología del taller literario de la Casa de la Poesía” (I y II), “Rojas de vergüenza”, “Antología del empedrado” (I y II), “La poesía entra en casa”, “El amor en todas sus formas”, etc. En 1987 obtuvo el Primer Premio del Concurso de Microrrelatos organizado por la revista “Puro Cuento”. Además de una decena de plaquetas publicó los poemarios “Amuletos” (Ediciones Filofalsía, 1989), “Otras son de arena” (Libretas del Rojas, 1990) y el volumen de narrativa “Cuentos del loco amor” (2008).

1 — Naciste en un barrio ubicado más o menos en el centro geográfico de nuestra ciudad.

          SM — Tal cual. En Caballito. Residíamos en una bellísima casa que había construido mi padre, arquitecto, en un refinado estilo art déco. En su enorme jardín yo desplegaba toda mi imaginación de niña solitaria. Allí observaba, además de las plantas, a las hormigas, el accionar de los insectos, y los relacionaba con la conducta de los adultos y las similitudes en algunas de sus reacciones. Me encantaba leer los cuentos clásicos y mirar mil veces los libros de pintura de papá: conocía detalle por detalle cada cuadro de Goya. A mis nueve años, vendida esa casa, nos mudamos a un departamento en el barrio Recoleta. Allí mi trascurrir se tornó aún más solitario, extrañaba el jardín. Aunque era un piso enorme no tenía recovecos donde esconderme. Me marcó profundamente ser hija de un matrimonio mixto: mamá era católica y papá judío. Yo era la única nena del grado que no iba a misa y no había tomado la comunión: comportamiento inusual, residiendo en un barrio de clase alta y en los años ‘40. Antes de terminar la escuela primaria empecé a escribir: poemas y pequeñas historias que guardaba en libretas y anotadores.
         
Silvia Mazar y compañeras aproximadamente en 1954
Después llegó el secundario, en el Liceo de Señoritas Nº 1. Allí aterricé sin conocer a nadie y bastante perdida. Algo habrán visto en mí desde el primer día un grupo de tres chicas, compañeras de la primaria: me sentaron con ellas y me adoptaron. Una era —y llegó a ser, notable poeta— Susana Thénon. Siempre juntas las cuatro, divirtiéndonos en nuestras diferencias y estudiando poco. En el Liceo había muchas chicas judías, se separaban las materias Moral y Religión. La madre de Susana era judía y su padre católico. Tuvimos gran afinidad, porque escribíamos poesía y, sobre todo, por el humor: disparatado, paródico y burlón con el que satirizábamos el universo escolar; ella poniendo el cuerpo y todo su histrionismo; yo, en cambio, discreta y de bajo perfil. Y así seguimos hasta que falleció, recordarás, en 1991.

2 — Discreta y de bajo perfil aunque escribiendo.

SM — De un modo más dramático, más comprometido. Y al tiempo que llegó mi primer novio, que luego sería el primer marido. Tuve una actuación muy breve en mi profesión: abandoné a los veintitrés años para dedicarme a mi primer bebé. Profesión la mía que, aunque no me diera cuenta, también estaba ligada a la palabra. Tuve dos hijos más, el primer divorcio, un segundo marido, la muerte de mis padres y la literatura siempre, cobijándome, amparándome, dando a mi existencia el sentido poético del que carecía. En marzo de 1982 empezó todo: en serio, de verdad. Me inscribo en mi primer taller literario con Jorge Hacker, director de teatro y traductor. Él supo revelarme. Hacia fin de año organicé una publicación con los textos producidos por el grupo. Hacker confió tanto en mí que me propuso participar en una muestra suya encarnando a Yerma en una escena del drama homónimo de Federico García Lorca. Con esta representación mi entusiasmo creció al punto de inscribirme en 1983 en la escuela del uruguayo Villanueva Cosse, pero… no era lo mío: fracaso total. No obstante, el profesor que tuve, Néstor Romero (sí, quién dirigiera la pieza teatral de Harold Pinter en la que vos debutaste como actor), advirtió que yo tenía aptitudes para armar los textos de las improvisaciones y ahí me fui afirmando. Llegó la democracia, y esas enormes puertas que se abrieron para el país también se abrieron para mí. El Centro Cultural General San Martín promovió cursos y talleres por doquier y mi vida dio una vuelta de 180 grados. Accedí a la felicidad. Cursé con Silvia Plager, Rodolfo Alonso, Orfilia Polemann, Elsa Osorio, Ignacio Xurxo, Jorge Santiago Perednik y Roberto Cignoni. Con estos dos últimos poetas y ensayistas pasé luego al Centro Cultural Ricardo Rojas, donde perduré en poesía escrita y vivida por más de una década.
      
Son más de treinta años de integrar grupos de estudio, de creación, de aprendizaje; si tuviera que elegir uno en el que me haya sentido más feliz, sería sin dudarlo el de Roberto Cignoni; he conocido pocas personas con la calidad humana que él irradia, y como poeta y maestro acompaña suavemente a los que se acercan a él. Lo conocí en el CCGSM haciendo una suplencia en el taller de Perednik. Durante los meses que duró la suplencia consolidamos una amistad honda y divertida, la que prolongábamos en cafés y pizzerías. Fue tan firme el lazo que establecimos, que junto a otros compañeros, al regresar Perednik, continuamos con Roberto el taller en mi casa. Cuando con Norma Fumero, Gladis Márquez y Norma Soccol formamos el grupo “Rojas de Vergüenza”, nos apoyó, estuvo cerca con su proverbial ternura y buen humor. Hicimos una performance, dirigida por él, en el Centro Cultural Ricardo Rojas, que consistía en responder con un poema improvisado a las preguntas que nos iban formulando las personas del público a cada una de nosotras. Fue algo inolvidable; el mejor recuerdo que atesoro de la gran cantidad de presentaciones en las que intervine. Creo también que la apertura que obtuve en mi poesía, la libertad y el desapego a toda forma preestablecida que adquirí, se lo debo a esa etapa de mi vida y a la profunda reflexión. Mucho de ese espíritu tuve la suerte de poder aplicarlo en los dieciséis años que llevo coordinando “Gente de Lunes”, a partir de que el director de la Casa de la Poesía, Daniel García Helder, me lo propusiera. Se trata de un grupo abierto que pierde unos integrantes y se enriquece con otros en forma constante.

  3 — Tenés una anécdota que has contado infinidad de veces.

          SM — De los noventa. Modificó la forma de plantarme en el mundo. En una excursión a la ciudad de La Plata, veo en el ómnibus al narrador y periodista Ignacio Xurxo. Cuando llegamos, me acerco a saludarlo y él confiesa: “No sé quién sos”, pero cuando le digo cómo me llamo pegó un grito de alegría y emoción. Pocas personas entendieron el significado de esa respuesta, de esa reacción: no recordaba mi rostro: recordaba mi obra. Luego fuimos a almorzar y hablaba de mí con los compañeros de excursión como si fuéramos colegas. No volví a verlo y él nunca supo que esa actitud suya me dio el espaldarazo que yo no encontraba.

4 — Xurxo murió a fines de 2010, a los ochenta años.

          SM — Y no es el único de mis maestros que ha fallecido. También he tenido grandes pérdidas de seres queridos en mi familia, grandes ganancias de amigos, alumnos, compañeros de la vida y dos nietos: un muchacho de catorce años con el que comparto cuentos de Osvaldo Soriano, además de haikus y algún juego en Red. Y una hermosa chilena de veintiséis que reside en Isla de Pascua, es Licenciada en Educación Física y campeona de fútbol femenino, a la que un día le expresé: “No sólo sos mi nieta amada: sos la mujer que más admiro, por tu libertad. Sos la mujer que yo hubiera querido ser.”

                 
5 — Susana Thénon. Te has mantenido en contacto con ella durante cuatro décadas.
          SM — Como yo me casé muy joven pasamos a vernos poco: de vez en cuando en casa de alguna amiga, alejadas ambas de aquella complicidad inicial. Fue recién en 1979, con motivo de celebrar los veinticinco años de egresadas, que organicé un encuentro con las compañeras; la llamé por teléfono a su casa de siempre y hablamos por más de una hora como si nos hubiéramos visto el día anterior. Desde ese momento no nos separamos más. Se hizo amiga de mi segundo marido, trató a mis hijos, ya adolescentes, y leíamos juntas, con frecuencia, nuestros poemas. No sólo he admirado su obra poética, de una fuerza, una profundidad y una osadía únicas: también su obra fotográfica, en la que se alternaban el humor desopilante con la sutil delicadeza de las imágenes.


6 — Llama la atención que tus dos poemarios hayan aparecido hace más de veinticinco años.  

 

          SM — “Amuletos” es fruto del entusiasmo; Daniel Rubén Mourelle había publicado poemas míos en su revista “Clepsidra”. Ya llevaba tantos años escribiendo, contaba con la aprobación de los amigos y pensé que era el momento. El libro, quizá, es algo caótico; yo no sabía muy bien que era preciso sostener una coherencia temática; eso me lo hizo notar Jorge Santiago Perednik en una charla que mantuvimos después de publicado. Aduje que no se lo había dado a leer para no ponerlo en el compromiso de no cobrarme, a lo que me respondió que él me hubiera cobrado sin problemas y el poemario habría quedado mejor.


“Otras son de arena” se lo pasé antes de entregarlo a la imprenta de la Universidad de Buenos Aires: lo leyó, “sin cargo”, lo aprobó y así fue editado. ¿Si hay diferencias notables entre ambos?: no lo sé, no lo advierto. Lo que sí sé es que publicar no es mi anhelo. Tengo un libro listo, corregido, numerado, muy querido: son cincuenta poemas y su título es “Hilos de entonces”. No lo publicaré, me da infinidad de alegrías cada vez que los leo en encuentros, en ciclos a los que me invitan, en programas de radio. Eso es más que suficiente.


7 — A casi seis lustros de aquel primer premio que te concediera la prestigiosa revista que dirigiera Mempo Giardinelli, podrías evocar algo del concurso de “Puro Cuento”.
          SM — Cuando realizaba talleres literarios en el CCGSM me enteré de que se abría un concurso en esa revista. Yo era muy amiga de dos compañeros del taller de Silvia Plager: Alejandro Manrique (alias Paco) y José Losada: éramos inseparables. Una tarde, en un café de la avenida 9 de Julio, tras haber estado observando las grandes tiendas de los alrededores, José me desafió a que escribiera un cuento que se titulara “Las tiendas”. Cuando llegué a casa lo escribí de una sentada. A los pocos días lo mandé al concurso. Eso fue en el mes de diciembre; a fines de enero me llegó una carta de la redacción, comunicándome que había obtenido el primer premio, me felicitaban, me llenaban de elogios y me decían que había ganado $ 25. El cuento se publicaría en el número de marzo. Yo, como siempre, exageradamente discreta, llamé a la redacción el 1º de marzo; la persona que atendió el teléfono pegó un grito: “¡Mempo, por fin apareció la mujer que ganó el premio!”: creían que yo no existía...


          Fue muy emocionante; con los $ 25 me compré un chal para envolverme en mi gloria y todavía lo uso. Además de publicar mi texto en la revista, lo leyeron por radio en el programa del poeta Horacio Salas, y unos chicos guitarristas le pusieron música y lo interpretaron en el mítico bar Oliverio.

8 — Sigamos con tu narrativa.

          SM — Tengo cerca de setenta cuentos inéditos que me gustan y que me dio placer escribir, y una nouvelle, “La mitad de arriba”, cuya protagonista se llama Mechita Cohen y es mi alter ego, aunque absolutamente ficcionado. La leyó una sola persona: Oscar Tacca; él me alentó a publicarlo, pero no, como diría Idea Vilariño: YA NO.


9 — Con el escritor Oscar Tacca, creo, estuviste casada.

          SM — No en la forma tradicional. En la primavera de 2001 me inscribí en un taller de expresión corporal. En una oportunidad, a mi lado se sentó un señor de voz pausada y ojos grises; nos tocó efectuar juntos todos los ejercicios. A la salida reveló que no tenía ninguna intención de hacer esa actividad, pero como en un folleto de propaganda invitaban a “concurrir con ropa cómoda” para una clase sin cargo, entró sin inscribirse. Era Oscar Tacca. A partir de entonces fuimos, por muchos años, una feliz pareja de personas mayores. Ambos veníamos de dos matrimonios anteriores, nunca se nos ocurrió casarnos, pero compartíamos la mitad de los días de la semana en su casa. A Oscar le habían concedido el Premio Nacional de Ensayo por su obra “Las voces de la novela”, fue profesor de Teoría Literaria y luego decano de la Universidad Nacional del Nordeste, y miembro de número de la Academia Argentina de Letras. Su prosa es notable. En 2008 leyó una cantidad de relatos míos y juntos seleccionamos veintitrés, los que conforman “Cuentos del loco amor”, para publicarlos a pedido suyo; acepté con la condición de que él socializara una añosa novela inédita que yo había disfrutado: así se hizo. Con el título de “Crónica de Santibana” fue impresa, luciendo en su primera página la conmovedora dedicatoria de A Silvia.

10 — ¿Cómo encarás la corrección de textos?

         
SM — En narrativa procuro que el texto tenga fluidez, que vaya deslizándose junto a lo que cuenta con suavidad y con firmeza; privilegio el “cómo” se dice por sobre el “qué” se dice. En poesía es diferente porque el poema surge de un lugar del cuerpo que desconocemos, entonces lo dejo que viva por sí mismo; allí la corrección es meramente estética, que no sobre ni falte nada y que la disposición de los versos también hable.
          Cuando corrijo a mis alumnos es complicado, pues hay que llevarlos de la mano por un camino que sólo ellos conocen, hacerles ver con objetividad lo que es perfectible, pero sin alterar la propia voz.


11 — ¿Qué es lo que más apreciás en un narrador y qué en un poeta?

         
SM — En un narrador, el buen momento que me hace pasar por medio de una trama inquietante o de un humor sutil. En un poeta, en cambio, la emoción, la sinceridad, el despojamiento y el que no trate de seducirme con malas artes.


12 — ¿Has escrito poemas o cuentos inspirados en anécdotas que otros te contaran?

         
SM — No, nunca, con mi imaginación y todo lo visto y vivido me alcanza. Considero que los relatos no surgen de una anécdota, sino de la piel estremecida en un momento que, en mi caso, es mucho más rico imaginarla.


13 — Cito a Arnaldo Calveyra: “Cosas que me pasaron durante la infancia me están sucediendo recién ahora.” ¿Dirías que te han pasado durante la infancia cosas que te estén sucediendo recién ahora?...

         
SM — Lo que yo diría sin dudarlo es que me suceden ahora las cosas que hubiera querido que me sucedieran en la infancia, como ser: jugar con otros, tener amigos afines, compartir momentos de risa, de canto, de no temer, de gozar con frescura de ciertas instancias.


14 — Animales legendarios: ¿centauro, minotauro, unicornio, ave Fénix o esfinge?

         
SM — El ave Fénix, siempre; incluso es el mote que me han puesto varias personas que conocen mi vida. Me niego al golpe bajo, pero sé de qué estoy hablando: por eso el ave que, calcinada, vuelve a renacer con un plumaje nuevo.


 

15 — El escritor argentino Héctor Germán Oesterheld, a sus microficciones las denominaba simplemente “supercortos”. A las tuyas, Silvia, ¿cómo las denominás? ¿Qué microficcionista está en lo más alto de tu podio?

          SM — Se las llama microficciones, mini relatos, no sé, para mí es el formato casi ideal y lo practico desde mucho antes de que se pusiera “de moda”, por intuición o porque soy de aliento corto. Shakespeare dice: “La brevedad es el alma del ingenio”. Bueno, vuelvo, yo los llamo textos breves, porque no siempre relatan algo y también pueden ficcionar una realidad. El texto breve tiene el encanto de la pincelada. Hace varios años se me ocurrió reunir una serie de textos brevísimos bajo el título de “Escritos para ojo izquierdo”; se la mostré a Perednik y le gustó mucho, incluso me instó a que la publicara. Ahí está, en una de las decenas de carpetas que guardo. Comparto con vos y los lectores el más breve de todos, con hechura de diálogo teatral:

    Niño: ―¿A qué jugamos?
    Niña: ―A nada,
    Niño: ―Entonces preparo todo.

          Son tantos los autores que, en algún momento, han incursionado en el género. Mi podio estaría encabezado por el guatemalteco Augusto Monterroso.


16 — ¿Has fantaseado alguna vez con la organización de un café literario? ¿Qué aspectos mejorarías?

          SM — No, no me interesó nunca. Incluso en dos oportunidades me ofrecieron coordinar en conjunto. A los cafés literarios que he asistido y a los que sigo asistiendo, muy pocos hoy, les mejoraría el tema del micrófono abierto; hay poco rigor en la extensión de lo que se lee y eso los torna aburridos. Los encuentros con sólo escritores invitados son más llevaderos, cuidando el nivel de los convocados. Agregar música siempre es atractivo y matiza.

17 — ¿Temas musicales maravillosos y temas musicales que detestás? ¿Libros que valorás pero que no te hayan entusiasmado?
          SM — La música es para mí insoslayable. El Concierto n° 1 para piano y orquesta de Tchaikovski lo escucho con la misma emoción desde los seis años. Luego, mis preferencias van por Joan Manuel Serrat, el gran Astor Piazzola, Chico Buarque, Ney Matogrosso, las sonatas de Beethoven, más de un bolero, Frank Sinatra, la Sinfonía inconclusa de Franz Schubert, el Chango Spasiuk, Charles Aznavour, los Beatles…
          No llego a detestar ninguna música; lo que no me gusta es el rock pesado —creo que se llama heavy metal—, esa música no.
          Lo de los libros es difícil, porque cuando alguno no me atrapa lo dejo y no me da tiempo a efectuar una valoración; casi siempre se trata de una novela. Lo que sí admito es que Jorge Luis Borges (quién se atrevería a discutirlo) en varios de sus cuentos no logra engancharme.


18 — ¿Cuáles son tus géneros y autores favoritos?

          SM — Mi géneros favoritos siempre han sido el cuento y la poesía. Aunque con lo que voy a decir pareciera contradecirme: leí los siete tomos de “En busca del tiempo perdido” y desde hace ocho años integro un grupo de lectura —reuniéndonos una vez por mes— de Marcel Proust. Pero Proust no es clasificable: es el ser humano, es la vida, es todo. Uno puede releerlo y siempre le estará diciendo algo nuevo; me produce una sensación que va más allá de la literatura. Proust para mí es como entrar en una habitación, cerrar la puerta y quedar a solas con él.
          Siguiendo con los autores, yo soy muy de releer, me enamoro de ellos y los sigo a través de los años. Mis preferidos son el uruguayo Felisberto Hernández, Julio Cortázar, Clarice Lispector, el gran John Cheever, al que vuelvo y vuelvo, lo mismo que a “Dublineses” de James Joyce.
          Con los poetas me pasa lo mismo: Federico García Lorca es el más grande; Raúl González Tuñón, Juan Gelman, Olga Orozco, e. e. cummings, Marosa di Giorgio, sólo por citar los más entrañables.


19 — ¿Qué es lo que principalmente te escandaliza? ¿Sobre cuál “personaje inolvidable” escribirías?

          SM — Me escandaliza el mal gusto. La falta de discreción. El creerse superior. El no respetar las propias limitaciones. Esto me hace sonrojar verdaderamente.
          Nunca se me hubiera ocurrido escribir sobre un personaje que admire. Para eso se necesita una capacidad que yo no tengo. Mi personaje “inolvidable” es Sor Juana Inés de la Cruz. Sé de ella, por ejemplo, a través de la película “Yo, la peor de todas”, dirigida por Maria Luisa Bemberg, basada en el ensayo “Sor Juana o las trampas de la fe”, de Octavio Paz; me conmueve, sobre todo, por su libertad, conseguida aun a costa de su paradojal pérdida, y por cómo defendió su amor por la belleza del saber. Si se me ocurriera escribir sobre ella, cosa más que dudosa, elegiría narrar un día entero de su vida desde los ojos de ¿quizá? la persona que limpia su habitación.



Silvia Mazar con P. Ortiz, L. Díaz Mindurry, R. Revagliatti, S. Cattaneo, J. Figueroa, A. Peyrano, L. R. Calvo, R. Rubio, M. A. Díaz, A. Zacoutegui, L. Varela, M. Ballester, etc.

Silvia Mazar selecciona poemas de su autoría para acompañar esta entrevista:

Los ojos (glaucos diría mi madre)
serán heredados de abuelos y los pasaremos
como bolitas a otros hijos de hijos que
encontrarán este poema en este cuaderno
un día
Estaremos ahí, en cajones de cómodas, en
cajones de cedro bajo la tierra húmeda
Habremos dejado un dibujo junto al anotador
del teléfono que nos diera alguna noticia
habrá rombos cruzados con trapecios (porque
nos gustaba la geometría, pero sólo en estos casos)
Nuestro aire suspirado será el aire de los otros
el quejido suave del suspiro
nos lo habremos llevado


                                                    (de “Otras son de arena”)


Hay algo dentro mío sin terminar
que levanta unas lágrimas marrones
cuando la risa
me deja descalza frente a la ventana
Hay unos apuntes sin ordenar que
bajan los aleros de aquella casa
hasta el patio dormido en uvas
en canciones desarmadas
que muestran sus dientes blancos
de tal dulzura
que da miedo
por aquellos con quienes volamos distintos cielos
y no recordamos
a pesar de sus alas


                                                     (de “Otras son de arena”)


Jaula oscura de palabras
pieza de un ajedrez jugado con el diablo
sentada de este lado de la mesa
pienso
cómo mover la reina, el peón, el caballo
para no perder una vez más la partida

Quisiera irme más lejos de lo lejos
quizá eso sea morirse
no hay lejos intermedio
la vida atenaza con sus horas
sin rampa de emergencia

Bob Dylan me susurró al oído
no te afanes
hasta los pájaros están encadenados al cielo


                                                 (Inédito)

El cielo es de cerezas
en el aire se tiñeron todas
de su jugo de vida
cayeron del árbol hasta nosotros
y es de cerezas
el cuerpo tibio de la melancolía
Juntadas en las manos
como un cuenco
rojas de labios
atardecer derramado en los sentidos
Ramas cuajadas y las risas abajo
caían, se pisaban, se perdían

Hoy vuelven a mí
y casi nada importa
sólo es un cielo todo lo vivido
un cielo de cerezas
en medio de la vida


                                                  (Inédito)


Olas verdes como una leche ingenua
colmando la memoria
que se fija en los muslos salpicados
y se entretiene en el irse y volver
por los arpegios de todo lo perdido

Olas tiernas de caracoles
infladas en su fuerza descarnada
se arrojan y nos llevan
para después abandonarnos

La orilla ha quedado sin tiempo
el sol acompaña la música celeste

Somos un niño en presencia de la furia


                                                     (Inédito)


Animales de bostezo oscuro
pastan con su rebaño a orillas del deseo
su miel antigua me roza
desde la punta del puro pie hasta la nuca
No he presentido
he visto instantes transparentes
he bebido
ese vino que me dio algunas verdades
y me apoltrono en medio de esta noche incandescente
con su risa tronando en al azogue
No hay dos días iguales en mis días
animales oscuros
a orillas del deseo


                                                      (Inédito)



Entrevista realizada a través del correo electrónico: en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Silvia Mazar y Rolando Revagliatti, 16 de septiembre de 2016.

http://www.revagliatti.com.ar/040315.html

Propera tertúlia al Laberint d'Ariadna

viernes, septiembre 16, 2016

PROPERA TERTÚLIA

16 setembre 2016

Antonio Machín, Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza

MACHÏN-124x150
Antonio Machín nació en Lodares del Monte, Soria.

Es profesor de Lengua y Literatura Española. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona, donde reside actualmente.
Bibliografía
1 Dionisio Ridruejo. trayectoria humana y poética. Diputación de Soria.
2 Claudio Rodríguez. La época, la poesía y los poemas. PPU
3 Enrique Tierno Galván. Del anarquismo a la alcaldía. Lobohombre, Getafe
4 Julián Sanz del Río. Heterodoxo por necesidad. Soria Edita.
5 Francisco Brines. Entre el canto y la elegía. United, p.c

13551054_10209748739374675_1457263137_n
Horari: 18.00 h

Organitza: El Laberint d’Ariadna - Presenta Felipe López Aranguren
Us hi esperem,
Anna Rossell

Lanzamiento de El Sexto, de José María Arguedas

miércoles, septiembre 14, 2016

“La mejor novela sobre la cárcel en lengua española” según Gonzalo Torrente Malvido, para septiembre en las librerías.

El sexto

 

José María Arguedas
Prólogo: Fernando Iwasaki
ISBN: 978-84-944355-5-3
202 páginas
PVP: 15,95€



 


Decía Gonzalo Torrente Malvido, que conoció a fondo el lumpen, que “El Sexto es la mejor novela sobre la cárcel en lengua española”, pero sobre esto y como escribiera Mario Vargas Llosa, “la prisión es solo un medio, el decorado que usa Arguedas para representar un drama que lo hostigó toda su vida y que, sin duda, contribuyó a forjar la crisis que culminó con su suicidio: el de la marginalidad”.

Cuadro de texto: “Por su rica emotividad,
sus hábiles contrastes y
sus relámpagos de
poesía, deja, al final
de la lectura, una impresión de belleza y de vida”
—Mario Vargas Llosa
En efecto, sobre el légamo de sordidez de la prisión, por donde campan degenerados de toda laya, y donde, por si fuera poco, se disputan enconadas batallas políticas entre apristas y comunistas por un país que se halla a extramuros, despunta, como único recurso para cualquier existencia posible, un lirismo y una nostalgia, que dotan al relato de una vivacidad y de una genuinidad, que no sólo lo convierten en una de las novelas cimeras de la prosa hispana del s. XX, sino una experiencia indeleble para cuantos la han leído.


José María Arguedas

Nació el 18 de enero de 1911 en Andahuaylas, y falleció el 2 de diciembre de 1969, en Lima, a consecuencia de su segundo intento de suicidio. Desde la muerte de su madre, cuando contaba apenas dos años, se enfrentó a una infancia y a una adolescencia errabundas, hasta que, en 1931, con su ingreso en la facultad de Letras de la Unv. de San Marcos, se estableció en Lima. En 1937, al tiempo que recibía el título de Bachiller, fue apresado por participar en la algarada estudiantil contra la visita de un general de la Italia fascista. Fue confinado en El Sexto, penal de Lima, donde permaneció ocho meses; circunstancia que motivará, años después, la presente novela.

Tras su libertad, empezó a trabajar como profesor de lengua española, pero su pasión por la cultura indígena le valió el ser nombrado, en 1942, Conservador General de Folklore. Posteriormente fue catedrático de Etnología en la Unv. de San Marcos (1958- 1968) y de la Unv. Agraria La Molina (1962-1969). No obstante, sus intermitentes y feroces depresiones, desde la década de los cuarenta, lo abocarán al suicidio en 1969. Su obra narrativa no es sino el reflejo de su vida y sus pasiones, desde sus primeros cuentos de Agua (1935), pasando por la novela Yawar Fiesta (1941), hasta la celebérrima Los ríos profundos (1958), sin que desmerezcan en ambición las posteriores: El Sexto (1961), Todas la sangres (1964) y El zorro de arriba y el zorro de abajo (publicada póstumamente, en 1971). Grandes relatos que, con el resto de su obra cuentística, escritos antropológicos y poemas, darán cuerpo y hondura a uno de los más formidables escritores de la lengua hispana.
 
 

Novela CARTAS DE AMOR Y SEXO

Arena se tropieza con un desafortunado conferenciante, Andreu, que está exponiendo en público su particular visión de la sexualidad. El espíritu libre de ésta se rebela y le impulsa a contactar con aquel hombre para mostrarle su indignación. 

Ella, de mentalidad independiente, muestra el lado abierto y liberal de la sexualidad, en duro contraste con Andreu, hombre de corte machista que defiende el concepto fálico de la misma.
Otros dos hombres aparecen en la vida de Arena. 

Javier, al que la timidez le ha impedido ser más protagonista en la vida, cuando conoce a Arena inicia una relación apasionada con ella.

Andrés, hombre de mentalidad tradicional para el que la sexualidad sólo es aceptable dentro del amor permitido. La aparición accidental de Arena en su vida hace que se despierte en él la necesidad de sentir que la vida también corre por sus venas.

El deseo inconfesable, el sexo prohibido y el amor inesperado se confunden y confunden a tres hombres enganchados a una mujer excepcional a través de un duelo de e-mails.

Adquisición en:

Reseña de "Oda a la Europa muerta" de Fernando Cabrita

FERNANDO CABRITA

ODA A LA EUROPA MUERTA Y OTROS POEMAS
La poesía como felicidad




¿Quién de nosotros no ha soñado, en sus días ambiciosos, con el milagro
de una prosa poética, musical, sin ritmo ni rima, lo suficientemente flexible y dura
como para adaptarse a los movimientos líricos del alma,
a las ondulaciones del ensueño y a los sobresaltos de la conciencia?
Charles Baudelaire


         Digámoslo ya y sin rodeos, apenas puesta a andar la reseña, porque además tuvimos la inmensa suerte de comprobarlo en una reciente entrevista con el autor en su propia casa: Fernando Cabrita entiende la poesía como una forma de felicidad. Dicho queda como aviso para futuros navegantes por su amplia obra.

         Del conjunto de poemas que conforman el presente volumen, lo primero que queremos decir es que no cuesta nada reconocer su voz, pues insiste este creador del Sur en algunas marcas de la casa, entre las que sobresalen la balada extensa, de amplio aliento, con composiciones de tono reflexivo y la utilización de otros idiomas que no son el suyo.

         Apenas dejar atrás el sobrecogedor primer poema, encontramos la oda a la que se alude en el título, y en ella, algunos de los versos más comprometidos del libro:

          El pensamiento erecto esboza ideas peligrosas a la mente.
          Como si fuera una tiza rota. O cal viva. Cosas sórdidas, supongo.
          Supongo, me digo a mí mismo. Hay que negar compromisos. Supongo.

         No mucho más adelante, acaban por certificar la defunción de esa nueva/vieja Europa que, en mayor o menor medida, nos ha acabado traicionando a todos:

         Un cadáver exquisito se vio pasar. 

         Al volante es un rendido homenaje al escritor y traductor onubense Manuel Moya, con el que tantos y tan gratos recuerdos comparte, como entrañables compañeros de viaje que se reconocen, y es aquí donde vuelven a aparecer esos recursos tan de nuestro poeta como son las preguntas que aspiran a ser trascendentales:

          ¿Qué es del sur nuestro de cada día,
          sur nuestro al sur,
          nuestros días al sur, al sur, donde el sur se encuentra consigo mismo,
          y con su propia voz,
          y con una violeta fugaz que crece como un hombre apuntando a los astros?

         Nos adentramos ya en la composición titulada En una isla, dividida en cinco partes, donde vamos a percibir sin ningún género de duda el pálpito más íntimo y humano del poeta portugués, pues no en vano se atreve a volcar en un buen puñado de páginas, confesiones de este calibre:

         Viviese yo en una isla,
          en compañía de todo y aislado de todo, en una isla fuera de las rutas, 
          fuera de los cristales, fuera de las cartas marítimas, inaccesible a los turistas […]

         O esta otra, tan lograda a nivel poético:

         Viviese yo en una isla, suave, despojado de cosas violentas,
          poseyendo una nada del tamaño del sueño,
         habitando todos los sentidos, todos los vientos de la Rosa […]

         Vamos columbrando ya el fin, pero antes hemos de detenernos en el particular cántico que le brinda a Miguel Hernández y en esa Meditación en la ría (no otra que la de Formosa, junto a su Olhão natal), donde parece corroborar su tesis, con la que arrancábamos estas breves líneas:

         Que nada nos cause pena.
         Y de lo que nos cause pena, haremos versos.

         Y basta y aun sobra, que no se debe mostrar tanta miel sin que se le haga la boca agua y se le dilaten las pupilas a todo avezado lector. Háganse a no tardar con este nuevo título de uno de los más rotundos autores de nuestro Sur, en edición bilingüe por obra y gracia de la madrileña Bohodón Ediciones, con todo el mimo y el buen hacer al que ya nos tiene acostumbrados dicho sello.

         No hay más. Se trata de versos sin peligro alguno. En ellos tan solo se nos invita a hacer uso de nuestra enmohecida conciencia. ¡Ah, la funesta manía de pensar! ¿Puede darse en poesía algo más inofensivo que esto?
         
Joaquín González Málaga
www.creaturasliterarias.es

Presentación de "Trazado del natural" en Barcelona


IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes


Ciclo conmemorativo del

IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes 

En el Centro Cívico Pati Llimona

 
Octubre Jueves 6
1º.- Don Quijote versus Hamlet: dos autores, dos obras y dos personajes. (Juan Hernández Herrero).
 
"Una comparación de dos coetáneos que fueron los más grandes genios de la literatura.
Algunos aspectos de sus vidas, circunstancias, obras y personajes más representativos"
 
Octubre Jueves 13
2º.- Don Quijote en Barcelona. (José Luis Ruiz Castillo).
Pudiera ser que Rocaguinarda, (Perot lo Llladre) guiara a su amigo Cervantes en su entrada a Barcelona en 1610. Cervantes pudo estar en Barcelona entre abril y septiembre. Durante el verano conoció a fondo, admiró sus bellezas urbanas, se percató de los graves problemas que preocupaban a los barceloneses como el bandolerismo creciente, los ataques de los bajeles turcos, etc. Participó en los festejos como el del día de San Joan. Estuvo al tanto de las rivalidades de nyerros y cadells y recorrió los lugares por los que después hará deambular a  D. Quijote y a Sancho, ayudados a entrar a Barcelona por Roque Guinart.
 
Octubre Jueves 20
3º.-  El lenguaje médico en el Quijote  (Juan Hernández Herrero).
"El Quijote se ha contemplado y se ha estudiado desde múltiples caras de su inacabable prisma cultural. Hay estudios sobre la música en El Quijote, las mujeres en el Quijote, la flora del Quijote, la cocina del Quijote, etc...
Aquí presentamos otro aspecto: el lenguaje médico en El Quijote, que nos retrotrae a la Medicina 
de su tiempo y nos da ocasión de revisar conceptos, plantas, remedios y cultura médica de la época".
 
Octubre Martes 25
4º.- "Mis encuentros con Don Quijote".  Anastasio Montesinos
"Mis encuentros con Don Quijote. Unos son reales. Otros son ficción. Pero, todos, ensoñación. 
Mis apariciones en su vida. Sus apariciones en la mía.

Presentación de Cabalgar en las alas de la tormenta.

domingo, septiembre 11, 2016


Jade Sal, La Cartomante del Vértigo, Barcelona, Libros En Su Tinta, 2016.

Internada en la lectura de La Cartomante del Vértigo, no emerjo del asombro. La sorpresa me incita a apreciar que un año en mi tierra es poco tiempo para nutrirse de tal manera de la cultura mexicana, que resulte de dicha experiencia, un libro de esta calidad. ¡Jade Sal es una poeta genial! de sensibilidad  vigorosa y a la vez  gran sutileza. 
Desgrana las imágenes desplomando al lector sobre el azoro deleitoso y ya no sabe uno si es un sueño el que deshila en un poema o el sueño es quién habla por su voz de cartomante.  Imposible sustraerse a contemplar mientras se la lee,  serpientes azules, dragones de papel-piedra, los pies hinchados de un caminante entre rastrojos, chamanes, gatos y constelaciones. La rueca de la vida palpa mundos cálidos y sensuales a través de sus líneas y la selvática humedad, con la voz de su canto que se desglosa entre los  versos, unida a las riendas taróticas como La Torre, La Rueda de la Fortuna, El Carro, nace, y muere, muere, y nace de nuevo.  Y entre el sendero de poemas, asaltan los ecos a manera de epígrafes de Bukowski, la Kahlo, Sabines, Withman y otros como estrellas veloces en cuyos fulgores alcayata sus propios astros. Mientras la leo una especie de humo de copal me envuelve, casi escucho el caracol con su resonancia de matiz eterno, pidiendo licencia a los cuatro puntos cardinales en la cima de una pirámide, para el ritual cósmico al que Jade invita penetrar. “México es volver al origen perdido –dice-, no recuerdo cuándo, el tiempo es engañoso; sólo siento el cordón que jala fuerte de mi ombligo” “relinchan las letras con ansia de fusión de átomo”  y el universo estremece mientras contemplo su poema. Mexicana por la rama del alma y poeta libre, soñante y fuerte, Jade Sal es como un águila universal en el territorio de la poesía, una joven poeta con tintes surrealistas cuya visión particular cautiva. “Coyoacán lugar donde se aman los coyotes” me asaltó de pronto entre cuartillas, y me quedé ahí. Pasmada. Un suspiro desgajó el pecho a medida que los versos dedicados a Frida me llevaron en volandas de retorno hacia la Casa Azul. gotaré las hojas de La Cartomante del Vértigo despacio, con la ilusión del engaño para sentir el libro más extenso. Será grato estar a la expectativa de la siguiente entrega de esta autora.

Isabella De Jesús



Jade Sal
Me gustan las palabras, letras miscibles en saliva y hambre, voces tatuadas en el pliego que se cierne, fugaces y eternas como una transeúnte cualquiera. Indómitas, febriles, inventadas. Arcanas acechantes, huellas de sal que se rebelan contra la escupidora de palarvas. No me fío de mi memoria de anémona, prefiero la paramnesia. Juego a imaginar recuerdos inventados y los escribo. Así todo lo creado es ya multiverso.

Mercadillo solidario de novedades editoriales

lunes, septiembre 26, 2016

sábado 1 de octubre de 10:00 a 15:00
Mediâtica
c/ d'Espronceda, 366 local, 08027 Barcelona
 
 

Presentación de nla nueva novela de Álex Chico


Cuentos Del TAO, Segunda Edición


Debido a la buena acogida en la anterior edición, Gonzalo Zalaya Bueno volverá a estar ante vosotros, en el Club Cronopios, haciendo muestra de sus dotes de cuenta cuentos.

Cine Forum PONTS CULTURALS


Cine Forum PONTS  CULTURALS    (2016-2017)
 
Centre Civic DRASSANES      
Nou de la Rambla 43  08001 Bcn
                                                                                             A les 19 hores
Miércoles.- 5 octubre              
 
Accattone
Accattone es una película italiana dramática de 1961 dirigida por Pier Paolo Pasolini. Fue la primera película del realizador, y en ella ya aparece el personalísimo mundo de la Romamarginal de Pasolini. Monica Vitti puso la voz del personaje de Ascenza, si bien no figura acreditada.Bernardo Bertolucci trabajó en la cinta como asistente de producción.

El oso herido Obra plástica de Hipólito García Fernandez Bolo

El oso herido
Obra plástica de Hipólito García Fernandez Bolo
Exposición enmarcada dentro del programa del Festival Expoesía
Inauguración
Viernes 30 septiembre 21 h
Aleatorio Ruiz 7 Malasaña
Si deseas participar en el micro abierto, por favor escribe a 

Mimbres de agua, poesía, música e imagen en el Laberinto de Ariadna

lunes, septiembre 19, 2016

PROPERA TERTÚLIA

30 setembre 2016

Mimbres de agua, poesía, música e imagen

VV.AA
Anna Isabel Camacho
Linares-Baeza (Jaén), 1967. Magisterio y Filología hispánica. Actualmente esprofesora de Enseñanza Secundaria. Ha asistido a diferentes cursos del Ateneu Barcelonès. Ha compaginado su profesión con la dirección de talleres de escriturapara adultos en ámbitos culturales diversos.


Trinidad Casas
Marmolejo (Jaén), 1947. Licenciada en Psicología. Ha sido asesora psicopedagógica en Ensenyament. Forma parte del grupo Escac al Vers, surgidoen l’Escola d’Escriptura del Ateneu Barcelonès. Primer premio del VII Concurs de Poesia “Pepi Pagès” 2012 con la obra “La veu digué la paraula”.Ha publicado: “Àgora poética” (varias autoras, CCDFB, 2009); “Acecha el nombre” en Premis Poesia José María Valverde 2012, y “Campo de más allá”.


Daniela Cavalli
Santiago de Chile, 1974. Licenciada en Filología Hispánica, master en Didácticade la lengua y la literatura. Ha realizado el doctorado sobre “Respuestas lectoras ala poesía en secundaria”. Ha trabajado en enseñanza en Chile y en EEUU. Ha publicado artículos académicos relativos a la didáctica de la literatura.Seleccionada en el XXV premio Voces nuevas (Torremozas, Madrid 2012).


Mercedes Delclós
Madrid, 1953. Licenciada en Filología Inglesa. La voz es su especialidad en lacarrera de música. El piano es su segundo instrumento. Ha editado CDs y librosde partituras con creaciones propias sobre música vocal, tanto infantil como paraadultos, y creado e interpretado música vocal para diversos obras del Teatre Lliure y el Teatre Nacional de Catalunya. Ha musicado un poema de Anna Rossell: “Ja se senten els passos al replà”. Ha realizado cursos de poesía en l’Escola d’Escriptura del Ateneu Barcelonès. Fue seleccionada en el XXI premio de Poesía Voces Nuevas (Torremozas, Madrid, 2008). Está incluida en la Antología “Àgora poética” del CCDFB, 2009, y en la Antología “Voces desde el Laberinto“, 2013. Ha traducido el libro “Dix ans avec Alexandra David Néel” exploradora, reportera y orientalista- de Marie-Madeleine Peyronnet (en breve se editará en Sd.edicions). Ha publicado el poemario “Mar de cantos”, 2012.
mercedesdelclos.wordpress.com


Pilar Estabanell
Barcelona, 1957. Licenciada en Bellas Artes. Post grado en el Taller de Grabado de la Llotja. Ha realizado exposiciones individuales y colectivas. Performances en el ámbito del teatro. Combina la pintura con la poesía, integrando amba disciplinas en exposiciones.
www.pilarestabanell.com


Lola Irún
Barcelona, 1954. Licenciada en Filología Catalana, Diplomada en E. I.. Master en Dirección y Administración de Empresa. Ha impartido clases de catalán para l’Escola d’Administració Pública de Catalunya” y ha trabajado como directiva ediversas empresas. Participa en distintos cursos y actividades de Poesía de l’Escola d’Escriptura de l’ Ateneu Barcelonès. Forma parte del grupo “OmbraKdiu”, haciendo recitales de poemas propios y de otros autores. Obtuvo uno de los premios de Sant Jordi, en Casteldefells, y en la UB. Actualmente está ultimando la publicación del poemario “Habitar la incertidumbre

 
Lloc: Aula dels Escriptors de la ACEC, Ateneu, 5ª - Canuda, 6 - Barcelona
Horari: 18.00 h

Organitza: El Laberint d’Ariadna
Presenta: Teresa Martín Taffarel

Presentación de "Cancionero moral de un poeta menor"


Festival Poesia Gironella

viernes, 30 de septiembre de 20:00 a 21:00 a la Biblioteca de Gironella
 
Ja torna la tardor i amb aquesta poètica estació, arriba també el festival de poesia de Gironella. La tardor és aquella estació en que "las hojas no se andan por las ramas". Però a canvi, arriben uns dies en que el cos i la ment ens demana recolliment, som més propers a les lectures a la vora del foc i deixem de banda l'estressant estiu.
La proposta del festival és apropar la poesia a tots els públics i demostrar que hi ha una diversitat poètica, on tots trobem el nostre estil. Per això aquest any els autors convidats tenen estils i formes ben diferents.
Esperem que gaudiu de les lletres i les imatges que els poetes ens oferiran i que l'esforç que representa per als organitzadors i col•laboradors, es vegi recompensat amb una bona assistència de públic.

Presentación del libro "Rumor de humo y ceniza"

jueves, 6 de octubre a las 19:30 en UTC-05
Casa del Poeta Ramon López Velarde en la Col Roma de la Cd de México. en Cuauhtémoc, Distrito Federal, Mexico



 

CONCENTRACIÓN MUNDIAL 100 MIL POETAS Y ARTISTAS POR EL CAMBIO

sábado 24 de septiembre  a las 19:00
St.Anastasi, Port de Badalona
 
 
Queridos amigos,

Este año Anna Benítez del Canto y yo, os volvemos a traer desde Estados Unidos (California) por sexto año consecutivo, la Concentración Mundial 100Mil Poetas y Artistas por el cambio. Hemos pensado que el lugar perfecto para esta nueva edición era, ni más ni menos, que el Restaurant St. Anastasi del Port de Badalona, lugar que muchos de vosotros ya conocéis por que Anna ha realizado allí mismo todas las ediciones de Badasia.

Os iremos concretando los horarios, y la participación de los grupos literarios, poéticos, musicales o culturales en general.

Todo aquel que ya quiera enviarnos sus Carteles publicitarios del evento (dibujos, pinturas, fotografías, etc...), puede hacerlo a nuestro correo electrónico: circulo.quemecuentas@gmail.com.

Cualquier persona que desee participar, ya puede ir inscribiéndose en esta misma página del evento.

Aceptamos vuestras propuestas e ideas... Contádnoslo y estudiaremos la posibilidad de llevarlas a cabo.

Os dejamos aquí los enlaces de la página oficial de Estados Unidos, para que podáis verla y tengáis una idea de la forma en la que podéis participar

http://100tpc.org/

Os facilitaremos, además, el enlace del Canal de TV que tenemos habilitado para difundir el evento. Se podrá ver después en diferido, y todo aquel que no pueda asistir al evento, también tendrá la posibilidad de verlo cuando desee.

Esta es la dirección:

RESTAURANT ST. ANASTASI

PORT DE BADALONA
Muelle Norte. Local 5.
08918 - BADALONA


OS ESPERAMOS EL SÁBADO DÍA 24 DE SEPTIEMBRE EN BADALONA

Archetypes

viernes, 21 de octubre de 20:00 a 23:00
thefloor.bcn
Bertrán 86, baixos, 08023 Barcelona
 

Presentación del libro "El corazón es sólo un pájaro que llama"


Presentación de 'Séptima Sensible'

martes, 4 de octubre de 20:00 a 22:00
Casa de Cultura de La Almunia de Doña Godina
San Juan, S/N, 50100 La Almunia de Doña Godina
 
acto público
Presentado por Mª Gloria García Uriol, Mario Sánchez Moreno, José Manuel Latorre (concejal del Ayuntamiento de La La Almunia) y Mª Pilar Blanco Unzué
 

"Me volvi mala" Blanca Haddad (Square Art Projects)

domingo, septiembre 18, 2016


3a. trobada poetic//musical "Escales que pugen al Cel"

sábado, 8 de octubre a las 10:30
Mas De Barberáns, Catalunya.
 
3a. Trobada poètic/musical “Escales que pugen al cel” a Mas de Barberans (Montsià) Catalunya . Els dies set i vuit d'Octubre .
Patrocinada Pel Ajuntament de Mas de Barberans i la col·laboració d'entitats culturals i Cíviques del poble.

És una trobada oberta a tothom per participar-hi, sigui poeta i/o músic, en que el interès de l'organització és la divulgació de la poesia i que aquesta sigui el vehicle, la raó, per establir i reforçar llaços d'amistat entre persones i Pobles.

Les activitats i actes previstos són els següents:

1 .- Divendres dia 7 a les 20 hores recital al Centre Cívic de Franc Guinart i Francecs Torreguitart presentaran el seu treball, “Sons a la Galeria”.
2.- Dissabte dia 8 a les 10,30, rebuda i benvinguda als participants i convidats, al Museu de la Pauma pel senyor alcalde i corporació municipal,
3.- Per deferència de l'ajuntament , visita guiada al Museu de la Pauma, lloc del que segur ens endurem un grat record.
4.- Al mateix Museu, compartirem amb les autoritats i amics ,un refrigeri per tindre força per començar el dia.
5.- A les 11.30 , inici del recorregut per les Escales que pugen al cel, fent les lectures poètiques.
6.- A les 14 , temps de descans , i anada a dinar (els que vulguin) a un lloc a decidir.
7.- A les 17 en el Centre Cívic , serà l'hora de la musica i cantautors.
8.- Durant la tarda lliurament pels membres del jurat, dels premis del 2on. Concurs de poesia
“Escales que pugen al Cel”
9.- A continuació la part més emotiva, abraçades , besets als antics amics i als nous que haurem fet. Alguna llàgrima poètica i a continuar el camí de la poesia que tantes satisfaccions ens dona

Gracies, l’organització

Silvia Mazar: “Ya de niña conocía detalle por detalle cada cuadro de Goya” Entrevista realizada por Rolando Revagliatti

Silvia Mazar: “Ya de niña conocía detalle por detalle cada cuadro de Goya”

Entrevista realizada por Rolando Revagliatti


Silvia Mazar nació el 2 de abril de 1937 en Buenos Aires, ciudad en la que reside, la Argentina. En 1957 se recibió de Técnica en Fonoaudiología por la Universidad de Buenos Aires. Colaboró, entre otros medios gráficos, con el diario “La Capital” de Rosario, Santa Fe, en su país, y en las revistas “La Espada Rota” de Venezuela y “Norte” de México. A partir de 1982 ha sido incluida en antologías de poesía y de narrativa: “Hojas nuevas”, “Cuentos encogidos” (I y II), “Antología del taller literario de la Casa de la Poesía” (I y II), “Rojas de vergüenza”, “Antología del empedrado” (I y II), “La poesía entra en casa”, “El amor en todas sus formas”, etc. En 1987 obtuvo el Primer Premio del Concurso de Microrrelatos organizado por la revista “Puro Cuento”. Además de una decena de plaquetas publicó los poemarios “Amuletos” (Ediciones Filofalsía, 1989), “Otras son de arena” (Libretas del Rojas, 1990) y el volumen de narrativa “Cuentos del loco amor” (2008).

1 — Naciste en un barrio ubicado más o menos en el centro geográfico de nuestra ciudad.

          SM — Tal cual. En Caballito. Residíamos en una bellísima casa que había construido mi padre, arquitecto, en un refinado estilo art déco. En su enorme jardín yo desplegaba toda mi imaginación de niña solitaria. Allí observaba, además de las plantas, a las hormigas, el accionar de los insectos, y los relacionaba con la conducta de los adultos y las similitudes en algunas de sus reacciones. Me encantaba leer los cuentos clásicos y mirar mil veces los libros de pintura de papá: conocía detalle por detalle cada cuadro de Goya. A mis nueve años, vendida esa casa, nos mudamos a un departamento en el barrio Recoleta. Allí mi trascurrir se tornó aún más solitario, extrañaba el jardín. Aunque era un piso enorme no tenía recovecos donde esconderme. Me marcó profundamente ser hija de un matrimonio mixto: mamá era católica y papá judío. Yo era la única nena del grado que no iba a misa y no había tomado la comunión: comportamiento inusual, residiendo en un barrio de clase alta y en los años ‘40. Antes de terminar la escuela primaria empecé a escribir: poemas y pequeñas historias que guardaba en libretas y anotadores.
         
Silvia Mazar y compañeras aproximadamente en 1954
Después llegó el secundario, en el Liceo de Señoritas Nº 1. Allí aterricé sin conocer a nadie y bastante perdida. Algo habrán visto en mí desde el primer día un grupo de tres chicas, compañeras de la primaria: me sentaron con ellas y me adoptaron. Una era —y llegó a ser, notable poeta— Susana Thénon. Siempre juntas las cuatro, divirtiéndonos en nuestras diferencias y estudiando poco. En el Liceo había muchas chicas judías, se separaban las materias Moral y Religión. La madre de Susana era judía y su padre católico. Tuvimos gran afinidad, porque escribíamos poesía y, sobre todo, por el humor: disparatado, paródico y burlón con el que satirizábamos el universo escolar; ella poniendo el cuerpo y todo su histrionismo; yo, en cambio, discreta y de bajo perfil. Y así seguimos hasta que falleció, recordarás, en 1991.

2 — Discreta y de bajo perfil aunque escribiendo.

SM — De un modo más dramático, más comprometido. Y al tiempo que llegó mi primer novio, que luego sería el primer marido. Tuve una actuación muy breve en mi profesión: abandoné a los veintitrés años para dedicarme a mi primer bebé. Profesión la mía que, aunque no me diera cuenta, también estaba ligada a la palabra. Tuve dos hijos más, el primer divorcio, un segundo marido, la muerte de mis padres y la literatura siempre, cobijándome, amparándome, dando a mi existencia el sentido poético del que carecía. En marzo de 1982 empezó todo: en serio, de verdad. Me inscribo en mi primer taller literario con Jorge Hacker, director de teatro y traductor. Él supo revelarme. Hacia fin de año organicé una publicación con los textos producidos por el grupo. Hacker confió tanto en mí que me propuso participar en una muestra suya encarnando a Yerma en una escena del drama homónimo de Federico García Lorca. Con esta representación mi entusiasmo creció al punto de inscribirme en 1983 en la escuela del uruguayo Villanueva Cosse, pero… no era lo mío: fracaso total. No obstante, el profesor que tuve, Néstor Romero (sí, quién dirigiera la pieza teatral de Harold Pinter en la que vos debutaste como actor), advirtió que yo tenía aptitudes para armar los textos de las improvisaciones y ahí me fui afirmando. Llegó la democracia, y esas enormes puertas que se abrieron para el país también se abrieron para mí. El Centro Cultural General San Martín promovió cursos y talleres por doquier y mi vida dio una vuelta de 180 grados. Accedí a la felicidad. Cursé con Silvia Plager, Rodolfo Alonso, Orfilia Polemann, Elsa Osorio, Ignacio Xurxo, Jorge Santiago Perednik y Roberto Cignoni. Con estos dos últimos poetas y ensayistas pasé luego al Centro Cultural Ricardo Rojas, donde perduré en poesía escrita y vivida por más de una década.
      
Son más de treinta años de integrar grupos de estudio, de creación, de aprendizaje; si tuviera que elegir uno en el que me haya sentido más feliz, sería sin dudarlo el de Roberto Cignoni; he conocido pocas personas con la calidad humana que él irradia, y como poeta y maestro acompaña suavemente a los que se acercan a él. Lo conocí en el CCGSM haciendo una suplencia en el taller de Perednik. Durante los meses que duró la suplencia consolidamos una amistad honda y divertida, la que prolongábamos en cafés y pizzerías. Fue tan firme el lazo que establecimos, que junto a otros compañeros, al regresar Perednik, continuamos con Roberto el taller en mi casa. Cuando con Norma Fumero, Gladis Márquez y Norma Soccol formamos el grupo “Rojas de Vergüenza”, nos apoyó, estuvo cerca con su proverbial ternura y buen humor. Hicimos una performance, dirigida por él, en el Centro Cultural Ricardo Rojas, que consistía en responder con un poema improvisado a las preguntas que nos iban formulando las personas del público a cada una de nosotras. Fue algo inolvidable; el mejor recuerdo que atesoro de la gran cantidad de presentaciones en las que intervine. Creo también que la apertura que obtuve en mi poesía, la libertad y el desapego a toda forma preestablecida que adquirí, se lo debo a esa etapa de mi vida y a la profunda reflexión. Mucho de ese espíritu tuve la suerte de poder aplicarlo en los dieciséis años que llevo coordinando “Gente de Lunes”, a partir de que el director de la Casa de la Poesía, Daniel García Helder, me lo propusiera. Se trata de un grupo abierto que pierde unos integrantes y se enriquece con otros en forma constante.

  3 — Tenés una anécdota que has contado infinidad de veces.

          SM — De los noventa. Modificó la forma de plantarme en el mundo. En una excursión a la ciudad de La Plata, veo en el ómnibus al narrador y periodista Ignacio Xurxo. Cuando llegamos, me acerco a saludarlo y él confiesa: “No sé quién sos”, pero cuando le digo cómo me llamo pegó un grito de alegría y emoción. Pocas personas entendieron el significado de esa respuesta, de esa reacción: no recordaba mi rostro: recordaba mi obra. Luego fuimos a almorzar y hablaba de mí con los compañeros de excursión como si fuéramos colegas. No volví a verlo y él nunca supo que esa actitud suya me dio el espaldarazo que yo no encontraba.

4 — Xurxo murió a fines de 2010, a los ochenta años.

          SM — Y no es el único de mis maestros que ha fallecido. También he tenido grandes pérdidas de seres queridos en mi familia, grandes ganancias de amigos, alumnos, compañeros de la vida y dos nietos: un muchacho de catorce años con el que comparto cuentos de Osvaldo Soriano, además de haikus y algún juego en Red. Y una hermosa chilena de veintiséis que reside en Isla de Pascua, es Licenciada en Educación Física y campeona de fútbol femenino, a la que un día le expresé: “No sólo sos mi nieta amada: sos la mujer que más admiro, por tu libertad. Sos la mujer que yo hubiera querido ser.”

                 
5 — Susana Thénon. Te has mantenido en contacto con ella durante cuatro décadas.
          SM — Como yo me casé muy joven pasamos a vernos poco: de vez en cuando en casa de alguna amiga, alejadas ambas de aquella complicidad inicial. Fue recién en 1979, con motivo de celebrar los veinticinco años de egresadas, que organicé un encuentro con las compañeras; la llamé por teléfono a su casa de siempre y hablamos por más de una hora como si nos hubiéramos visto el día anterior. Desde ese momento no nos separamos más. Se hizo amiga de mi segundo marido, trató a mis hijos, ya adolescentes, y leíamos juntas, con frecuencia, nuestros poemas. No sólo he admirado su obra poética, de una fuerza, una profundidad y una osadía únicas: también su obra fotográfica, en la que se alternaban el humor desopilante con la sutil delicadeza de las imágenes.


6 — Llama la atención que tus dos poemarios hayan aparecido hace más de veinticinco años.  

 

          SM — “Amuletos” es fruto del entusiasmo; Daniel Rubén Mourelle había publicado poemas míos en su revista “Clepsidra”. Ya llevaba tantos años escribiendo, contaba con la aprobación de los amigos y pensé que era el momento. El libro, quizá, es algo caótico; yo no sabía muy bien que era preciso sostener una coherencia temática; eso me lo hizo notar Jorge Santiago Perednik en una charla que mantuvimos después de publicado. Aduje que no se lo había dado a leer para no ponerlo en el compromiso de no cobrarme, a lo que me respondió que él me hubiera cobrado sin problemas y el poemario habría quedado mejor.


“Otras son de arena” se lo pasé antes de entregarlo a la imprenta de la Universidad de Buenos Aires: lo leyó, “sin cargo”, lo aprobó y así fue editado. ¿Si hay diferencias notables entre ambos?: no lo sé, no lo advierto. Lo que sí sé es que publicar no es mi anhelo. Tengo un libro listo, corregido, numerado, muy querido: son cincuenta poemas y su título es “Hilos de entonces”. No lo publicaré, me da infinidad de alegrías cada vez que los leo en encuentros, en ciclos a los que me invitan, en programas de radio. Eso es más que suficiente.


7 — A casi seis lustros de aquel primer premio que te concediera la prestigiosa revista que dirigiera Mempo Giardinelli, podrías evocar algo del concurso de “Puro Cuento”.
          SM — Cuando realizaba talleres literarios en el CCGSM me enteré de que se abría un concurso en esa revista. Yo era muy amiga de dos compañeros del taller de Silvia Plager: Alejandro Manrique (alias Paco) y José Losada: éramos inseparables. Una tarde, en un café de la avenida 9 de Julio, tras haber estado observando las grandes tiendas de los alrededores, José me desafió a que escribiera un cuento que se titulara “Las tiendas”. Cuando llegué a casa lo escribí de una sentada. A los pocos días lo mandé al concurso. Eso fue en el mes de diciembre; a fines de enero me llegó una carta de la redacción, comunicándome que había obtenido el primer premio, me felicitaban, me llenaban de elogios y me decían que había ganado $ 25. El cuento se publicaría en el número de marzo. Yo, como siempre, exageradamente discreta, llamé a la redacción el 1º de marzo; la persona que atendió el teléfono pegó un grito: “¡Mempo, por fin apareció la mujer que ganó el premio!”: creían que yo no existía...


          Fue muy emocionante; con los $ 25 me compré un chal para envolverme en mi gloria y todavía lo uso. Además de publicar mi texto en la revista, lo leyeron por radio en el programa del poeta Horacio Salas, y unos chicos guitarristas le pusieron música y lo interpretaron en el mítico bar Oliverio.

8 — Sigamos con tu narrativa.

          SM — Tengo cerca de setenta cuentos inéditos que me gustan y que me dio placer escribir, y una nouvelle, “La mitad de arriba”, cuya protagonista se llama Mechita Cohen y es mi alter ego, aunque absolutamente ficcionado. La leyó una sola persona: Oscar Tacca; él me alentó a publicarlo, pero no, como diría Idea Vilariño: YA NO.


9 — Con el escritor Oscar Tacca, creo, estuviste casada.

          SM — No en la forma tradicional. En la primavera de 2001 me inscribí en un taller de expresión corporal. En una oportunidad, a mi lado se sentó un señor de voz pausada y ojos grises; nos tocó efectuar juntos todos los ejercicios. A la salida reveló que no tenía ninguna intención de hacer esa actividad, pero como en un folleto de propaganda invitaban a “concurrir con ropa cómoda” para una clase sin cargo, entró sin inscribirse. Era Oscar Tacca. A partir de entonces fuimos, por muchos años, una feliz pareja de personas mayores. Ambos veníamos de dos matrimonios anteriores, nunca se nos ocurrió casarnos, pero compartíamos la mitad de los días de la semana en su casa. A Oscar le habían concedido el Premio Nacional de Ensayo por su obra “Las voces de la novela”, fue profesor de Teoría Literaria y luego decano de la Universidad Nacional del Nordeste, y miembro de número de la Academia Argentina de Letras. Su prosa es notable. En 2008 leyó una cantidad de relatos míos y juntos seleccionamos veintitrés, los que conforman “Cuentos del loco amor”, para publicarlos a pedido suyo; acepté con la condición de que él socializara una añosa novela inédita que yo había disfrutado: así se hizo. Con el título de “Crónica de Santibana” fue impresa, luciendo en su primera página la conmovedora dedicatoria de A Silvia.

10 — ¿Cómo encarás la corrección de textos?

         
SM — En narrativa procuro que el texto tenga fluidez, que vaya deslizándose junto a lo que cuenta con suavidad y con firmeza; privilegio el “cómo” se dice por sobre el “qué” se dice. En poesía es diferente porque el poema surge de un lugar del cuerpo que desconocemos, entonces lo dejo que viva por sí mismo; allí la corrección es meramente estética, que no sobre ni falte nada y que la disposición de los versos también hable.
          Cuando corrijo a mis alumnos es complicado, pues hay que llevarlos de la mano por un camino que sólo ellos conocen, hacerles ver con objetividad lo que es perfectible, pero sin alterar la propia voz.


11 — ¿Qué es lo que más apreciás en un narrador y qué en un poeta?

         
SM — En un narrador, el buen momento que me hace pasar por medio de una trama inquietante o de un humor sutil. En un poeta, en cambio, la emoción, la sinceridad, el despojamiento y el que no trate de seducirme con malas artes.


12 — ¿Has escrito poemas o cuentos inspirados en anécdotas que otros te contaran?

         
SM — No, nunca, con mi imaginación y todo lo visto y vivido me alcanza. Considero que los relatos no surgen de una anécdota, sino de la piel estremecida en un momento que, en mi caso, es mucho más rico imaginarla.


13 — Cito a Arnaldo Calveyra: “Cosas que me pasaron durante la infancia me están sucediendo recién ahora.” ¿Dirías que te han pasado durante la infancia cosas que te estén sucediendo recién ahora?...

         
SM — Lo que yo diría sin dudarlo es que me suceden ahora las cosas que hubiera querido que me sucedieran en la infancia, como ser: jugar con otros, tener amigos afines, compartir momentos de risa, de canto, de no temer, de gozar con frescura de ciertas instancias.


14 — Animales legendarios: ¿centauro, minotauro, unicornio, ave Fénix o esfinge?

         
SM — El ave Fénix, siempre; incluso es el mote que me han puesto varias personas que conocen mi vida. Me niego al golpe bajo, pero sé de qué estoy hablando: por eso el ave que, calcinada, vuelve a renacer con un plumaje nuevo.


 

15 — El escritor argentino Héctor Germán Oesterheld, a sus microficciones las denominaba simplemente “supercortos”. A las tuyas, Silvia, ¿cómo las denominás? ¿Qué microficcionista está en lo más alto de tu podio?

          SM — Se las llama microficciones, mini relatos, no sé, para mí es el formato casi ideal y lo practico desde mucho antes de que se pusiera “de moda”, por intuición o porque soy de aliento corto. Shakespeare dice: “La brevedad es el alma del ingenio”. Bueno, vuelvo, yo los llamo textos breves, porque no siempre relatan algo y también pueden ficcionar una realidad. El texto breve tiene el encanto de la pincelada. Hace varios años se me ocurrió reunir una serie de textos brevísimos bajo el título de “Escritos para ojo izquierdo”; se la mostré a Perednik y le gustó mucho, incluso me instó a que la publicara. Ahí está, en una de las decenas de carpetas que guardo. Comparto con vos y los lectores el más breve de todos, con hechura de diálogo teatral:

    Niño: ―¿A qué jugamos?
    Niña: ―A nada,
    Niño: ―Entonces preparo todo.

          Son tantos los autores que, en algún momento, han incursionado en el género. Mi podio estaría encabezado por el guatemalteco Augusto Monterroso.


16 — ¿Has fantaseado alguna vez con la organización de un café literario? ¿Qué aspectos mejorarías?

          SM — No, no me interesó nunca. Incluso en dos oportunidades me ofrecieron coordinar en conjunto. A los cafés literarios que he asistido y a los que sigo asistiendo, muy pocos hoy, les mejoraría el tema del micrófono abierto; hay poco rigor en la extensión de lo que se lee y eso los torna aburridos. Los encuentros con sólo escritores invitados son más llevaderos, cuidando el nivel de los convocados. Agregar música siempre es atractivo y matiza.

17 — ¿Temas musicales maravillosos y temas musicales que detestás? ¿Libros que valorás pero que no te hayan entusiasmado?
          SM — La música es para mí insoslayable. El Concierto n° 1 para piano y orquesta de Tchaikovski lo escucho con la misma emoción desde los seis años. Luego, mis preferencias van por Joan Manuel Serrat, el gran Astor Piazzola, Chico Buarque, Ney Matogrosso, las sonatas de Beethoven, más de un bolero, Frank Sinatra, la Sinfonía inconclusa de Franz Schubert, el Chango Spasiuk, Charles Aznavour, los Beatles…
          No llego a detestar ninguna música; lo que no me gusta es el rock pesado —creo que se llama heavy metal—, esa música no.
          Lo de los libros es difícil, porque cuando alguno no me atrapa lo dejo y no me da tiempo a efectuar una valoración; casi siempre se trata de una novela. Lo que sí admito es que Jorge Luis Borges (quién se atrevería a discutirlo) en varios de sus cuentos no logra engancharme.


18 — ¿Cuáles son tus géneros y autores favoritos?

          SM — Mi géneros favoritos siempre han sido el cuento y la poesía. Aunque con lo que voy a decir pareciera contradecirme: leí los siete tomos de “En busca del tiempo perdido” y desde hace ocho años integro un grupo de lectura —reuniéndonos una vez por mes— de Marcel Proust. Pero Proust no es clasificable: es el ser humano, es la vida, es todo. Uno puede releerlo y siempre le estará diciendo algo nuevo; me produce una sensación que va más allá de la literatura. Proust para mí es como entrar en una habitación, cerrar la puerta y quedar a solas con él.
          Siguiendo con los autores, yo soy muy de releer, me enamoro de ellos y los sigo a través de los años. Mis preferidos son el uruguayo Felisberto Hernández, Julio Cortázar, Clarice Lispector, el gran John Cheever, al que vuelvo y vuelvo, lo mismo que a “Dublineses” de James Joyce.
          Con los poetas me pasa lo mismo: Federico García Lorca es el más grande; Raúl González Tuñón, Juan Gelman, Olga Orozco, e. e. cummings, Marosa di Giorgio, sólo por citar los más entrañables.


19 — ¿Qué es lo que principalmente te escandaliza? ¿Sobre cuál “personaje inolvidable” escribirías?

          SM — Me escandaliza el mal gusto. La falta de discreción. El creerse superior. El no respetar las propias limitaciones. Esto me hace sonrojar verdaderamente.
          Nunca se me hubiera ocurrido escribir sobre un personaje que admire. Para eso se necesita una capacidad que yo no tengo. Mi personaje “inolvidable” es Sor Juana Inés de la Cruz. Sé de ella, por ejemplo, a través de la película “Yo, la peor de todas”, dirigida por Maria Luisa Bemberg, basada en el ensayo “Sor Juana o las trampas de la fe”, de Octavio Paz; me conmueve, sobre todo, por su libertad, conseguida aun a costa de su paradojal pérdida, y por cómo defendió su amor por la belleza del saber. Si se me ocurriera escribir sobre ella, cosa más que dudosa, elegiría narrar un día entero de su vida desde los ojos de ¿quizá? la persona que limpia su habitación.



Silvia Mazar con P. Ortiz, L. Díaz Mindurry, R. Revagliatti, S. Cattaneo, J. Figueroa, A. Peyrano, L. R. Calvo, R. Rubio, M. A. Díaz, A. Zacoutegui, L. Varela, M. Ballester, etc.

Silvia Mazar selecciona poemas de su autoría para acompañar esta entrevista:

Los ojos (glaucos diría mi madre)
serán heredados de abuelos y los pasaremos
como bolitas a otros hijos de hijos que
encontrarán este poema en este cuaderno
un día
Estaremos ahí, en cajones de cómodas, en
cajones de cedro bajo la tierra húmeda
Habremos dejado un dibujo junto al anotador
del teléfono que nos diera alguna noticia
habrá rombos cruzados con trapecios (porque
nos gustaba la geometría, pero sólo en estos casos)
Nuestro aire suspirado será el aire de los otros
el quejido suave del suspiro
nos lo habremos llevado


                                                    (de “Otras son de arena”)


Hay algo dentro mío sin terminar
que levanta unas lágrimas marrones
cuando la risa
me deja descalza frente a la ventana
Hay unos apuntes sin ordenar que
bajan los aleros de aquella casa
hasta el patio dormido en uvas
en canciones desarmadas
que muestran sus dientes blancos
de tal dulzura
que da miedo
por aquellos con quienes volamos distintos cielos
y no recordamos
a pesar de sus alas


                                                     (de “Otras son de arena”)


Jaula oscura de palabras
pieza de un ajedrez jugado con el diablo
sentada de este lado de la mesa
pienso
cómo mover la reina, el peón, el caballo
para no perder una vez más la partida

Quisiera irme más lejos de lo lejos
quizá eso sea morirse
no hay lejos intermedio
la vida atenaza con sus horas
sin rampa de emergencia

Bob Dylan me susurró al oído
no te afanes
hasta los pájaros están encadenados al cielo


                                                 (Inédito)

El cielo es de cerezas
en el aire se tiñeron todas
de su jugo de vida
cayeron del árbol hasta nosotros
y es de cerezas
el cuerpo tibio de la melancolía
Juntadas en las manos
como un cuenco
rojas de labios
atardecer derramado en los sentidos
Ramas cuajadas y las risas abajo
caían, se pisaban, se perdían

Hoy vuelven a mí
y casi nada importa
sólo es un cielo todo lo vivido
un cielo de cerezas
en medio de la vida


                                                  (Inédito)


Olas verdes como una leche ingenua
colmando la memoria
que se fija en los muslos salpicados
y se entretiene en el irse y volver
por los arpegios de todo lo perdido

Olas tiernas de caracoles
infladas en su fuerza descarnada
se arrojan y nos llevan
para después abandonarnos

La orilla ha quedado sin tiempo
el sol acompaña la música celeste

Somos un niño en presencia de la furia


                                                     (Inédito)


Animales de bostezo oscuro
pastan con su rebaño a orillas del deseo
su miel antigua me roza
desde la punta del puro pie hasta la nuca
No he presentido
he visto instantes transparentes
he bebido
ese vino que me dio algunas verdades
y me apoltrono en medio de esta noche incandescente
con su risa tronando en al azogue
No hay dos días iguales en mis días
animales oscuros
a orillas del deseo


                                                      (Inédito)



Entrevista realizada a través del correo electrónico: en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Silvia Mazar y Rolando Revagliatti, 16 de septiembre de 2016.

http://www.revagliatti.com.ar/040315.html

Propera tertúlia al Laberint d'Ariadna

viernes, septiembre 16, 2016

PROPERA TERTÚLIA

16 setembre 2016

Antonio Machín, Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza

MACHÏN-124x150
Antonio Machín nació en Lodares del Monte, Soria.

Es profesor de Lengua y Literatura Española. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona, donde reside actualmente.
Bibliografía
1 Dionisio Ridruejo. trayectoria humana y poética. Diputación de Soria.
2 Claudio Rodríguez. La época, la poesía y los poemas. PPU
3 Enrique Tierno Galván. Del anarquismo a la alcaldía. Lobohombre, Getafe
4 Julián Sanz del Río. Heterodoxo por necesidad. Soria Edita.
5 Francisco Brines. Entre el canto y la elegía. United, p.c

13551054_10209748739374675_1457263137_n
Horari: 18.00 h

Organitza: El Laberint d’Ariadna - Presenta Felipe López Aranguren
Us hi esperem,
Anna Rossell

Lanzamiento de El Sexto, de José María Arguedas

miércoles, septiembre 14, 2016

“La mejor novela sobre la cárcel en lengua española” según Gonzalo Torrente Malvido, para septiembre en las librerías.

El sexto

 

José María Arguedas
Prólogo: Fernando Iwasaki
ISBN: 978-84-944355-5-3
202 páginas
PVP: 15,95€



 


Decía Gonzalo Torrente Malvido, que conoció a fondo el lumpen, que “El Sexto es la mejor novela sobre la cárcel en lengua española”, pero sobre esto y como escribiera Mario Vargas Llosa, “la prisión es solo un medio, el decorado que usa Arguedas para representar un drama que lo hostigó toda su vida y que, sin duda, contribuyó a forjar la crisis que culminó con su suicidio: el de la marginalidad”.

Cuadro de texto: “Por su rica emotividad,
sus hábiles contrastes y
sus relámpagos de
poesía, deja, al final
de la lectura, una impresión de belleza y de vida”
—Mario Vargas Llosa
En efecto, sobre el légamo de sordidez de la prisión, por donde campan degenerados de toda laya, y donde, por si fuera poco, se disputan enconadas batallas políticas entre apristas y comunistas por un país que se halla a extramuros, despunta, como único recurso para cualquier existencia posible, un lirismo y una nostalgia, que dotan al relato de una vivacidad y de una genuinidad, que no sólo lo convierten en una de las novelas cimeras de la prosa hispana del s. XX, sino una experiencia indeleble para cuantos la han leído.


José María Arguedas

Nació el 18 de enero de 1911 en Andahuaylas, y falleció el 2 de diciembre de 1969, en Lima, a consecuencia de su segundo intento de suicidio. Desde la muerte de su madre, cuando contaba apenas dos años, se enfrentó a una infancia y a una adolescencia errabundas, hasta que, en 1931, con su ingreso en la facultad de Letras de la Unv. de San Marcos, se estableció en Lima. En 1937, al tiempo que recibía el título de Bachiller, fue apresado por participar en la algarada estudiantil contra la visita de un general de la Italia fascista. Fue confinado en El Sexto, penal de Lima, donde permaneció ocho meses; circunstancia que motivará, años después, la presente novela.

Tras su libertad, empezó a trabajar como profesor de lengua española, pero su pasión por la cultura indígena le valió el ser nombrado, en 1942, Conservador General de Folklore. Posteriormente fue catedrático de Etnología en la Unv. de San Marcos (1958- 1968) y de la Unv. Agraria La Molina (1962-1969). No obstante, sus intermitentes y feroces depresiones, desde la década de los cuarenta, lo abocarán al suicidio en 1969. Su obra narrativa no es sino el reflejo de su vida y sus pasiones, desde sus primeros cuentos de Agua (1935), pasando por la novela Yawar Fiesta (1941), hasta la celebérrima Los ríos profundos (1958), sin que desmerezcan en ambición las posteriores: El Sexto (1961), Todas la sangres (1964) y El zorro de arriba y el zorro de abajo (publicada póstumamente, en 1971). Grandes relatos que, con el resto de su obra cuentística, escritos antropológicos y poemas, darán cuerpo y hondura a uno de los más formidables escritores de la lengua hispana.
 
 

Novela CARTAS DE AMOR Y SEXO

Arena se tropieza con un desafortunado conferenciante, Andreu, que está exponiendo en público su particular visión de la sexualidad. El espíritu libre de ésta se rebela y le impulsa a contactar con aquel hombre para mostrarle su indignación. 

Ella, de mentalidad independiente, muestra el lado abierto y liberal de la sexualidad, en duro contraste con Andreu, hombre de corte machista que defiende el concepto fálico de la misma.
Otros dos hombres aparecen en la vida de Arena. 

Javier, al que la timidez le ha impedido ser más protagonista en la vida, cuando conoce a Arena inicia una relación apasionada con ella.

Andrés, hombre de mentalidad tradicional para el que la sexualidad sólo es aceptable dentro del amor permitido. La aparición accidental de Arena en su vida hace que se despierte en él la necesidad de sentir que la vida también corre por sus venas.

El deseo inconfesable, el sexo prohibido y el amor inesperado se confunden y confunden a tres hombres enganchados a una mujer excepcional a través de un duelo de e-mails.

Adquisición en:

Reseña de "Oda a la Europa muerta" de Fernando Cabrita

FERNANDO CABRITA

ODA A LA EUROPA MUERTA Y OTROS POEMAS
La poesía como felicidad




¿Quién de nosotros no ha soñado, en sus días ambiciosos, con el milagro
de una prosa poética, musical, sin ritmo ni rima, lo suficientemente flexible y dura
como para adaptarse a los movimientos líricos del alma,
a las ondulaciones del ensueño y a los sobresaltos de la conciencia?
Charles Baudelaire


         Digámoslo ya y sin rodeos, apenas puesta a andar la reseña, porque además tuvimos la inmensa suerte de comprobarlo en una reciente entrevista con el autor en su propia casa: Fernando Cabrita entiende la poesía como una forma de felicidad. Dicho queda como aviso para futuros navegantes por su amplia obra.

         Del conjunto de poemas que conforman el presente volumen, lo primero que queremos decir es que no cuesta nada reconocer su voz, pues insiste este creador del Sur en algunas marcas de la casa, entre las que sobresalen la balada extensa, de amplio aliento, con composiciones de tono reflexivo y la utilización de otros idiomas que no son el suyo.

         Apenas dejar atrás el sobrecogedor primer poema, encontramos la oda a la que se alude en el título, y en ella, algunos de los versos más comprometidos del libro:

          El pensamiento erecto esboza ideas peligrosas a la mente.
          Como si fuera una tiza rota. O cal viva. Cosas sórdidas, supongo.
          Supongo, me digo a mí mismo. Hay que negar compromisos. Supongo.

         No mucho más adelante, acaban por certificar la defunción de esa nueva/vieja Europa que, en mayor o menor medida, nos ha acabado traicionando a todos:

         Un cadáver exquisito se vio pasar. 

         Al volante es un rendido homenaje al escritor y traductor onubense Manuel Moya, con el que tantos y tan gratos recuerdos comparte, como entrañables compañeros de viaje que se reconocen, y es aquí donde vuelven a aparecer esos recursos tan de nuestro poeta como son las preguntas que aspiran a ser trascendentales:

          ¿Qué es del sur nuestro de cada día,
          sur nuestro al sur,
          nuestros días al sur, al sur, donde el sur se encuentra consigo mismo,
          y con su propia voz,
          y con una violeta fugaz que crece como un hombre apuntando a los astros?

         Nos adentramos ya en la composición titulada En una isla, dividida en cinco partes, donde vamos a percibir sin ningún género de duda el pálpito más íntimo y humano del poeta portugués, pues no en vano se atreve a volcar en un buen puñado de páginas, confesiones de este calibre:

         Viviese yo en una isla,
          en compañía de todo y aislado de todo, en una isla fuera de las rutas, 
          fuera de los cristales, fuera de las cartas marítimas, inaccesible a los turistas […]

         O esta otra, tan lograda a nivel poético:

         Viviese yo en una isla, suave, despojado de cosas violentas,
          poseyendo una nada del tamaño del sueño,
         habitando todos los sentidos, todos los vientos de la Rosa […]

         Vamos columbrando ya el fin, pero antes hemos de detenernos en el particular cántico que le brinda a Miguel Hernández y en esa Meditación en la ría (no otra que la de Formosa, junto a su Olhão natal), donde parece corroborar su tesis, con la que arrancábamos estas breves líneas:

         Que nada nos cause pena.
         Y de lo que nos cause pena, haremos versos.

         Y basta y aun sobra, que no se debe mostrar tanta miel sin que se le haga la boca agua y se le dilaten las pupilas a todo avezado lector. Háganse a no tardar con este nuevo título de uno de los más rotundos autores de nuestro Sur, en edición bilingüe por obra y gracia de la madrileña Bohodón Ediciones, con todo el mimo y el buen hacer al que ya nos tiene acostumbrados dicho sello.

         No hay más. Se trata de versos sin peligro alguno. En ellos tan solo se nos invita a hacer uso de nuestra enmohecida conciencia. ¡Ah, la funesta manía de pensar! ¿Puede darse en poesía algo más inofensivo que esto?
         
Joaquín González Málaga
www.creaturasliterarias.es

Presentación de "Trazado del natural" en Barcelona


IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes


Ciclo conmemorativo del

IV Centenario de la muerte de Miguel de Cervantes 

En el Centro Cívico Pati Llimona

 
Octubre Jueves 6
1º.- Don Quijote versus Hamlet: dos autores, dos obras y dos personajes. (Juan Hernández Herrero).
 
"Una comparación de dos coetáneos que fueron los más grandes genios de la literatura.
Algunos aspectos de sus vidas, circunstancias, obras y personajes más representativos"
 
Octubre Jueves 13
2º.- Don Quijote en Barcelona. (José Luis Ruiz Castillo).
Pudiera ser que Rocaguinarda, (Perot lo Llladre) guiara a su amigo Cervantes en su entrada a Barcelona en 1610. Cervantes pudo estar en Barcelona entre abril y septiembre. Durante el verano conoció a fondo, admiró sus bellezas urbanas, se percató de los graves problemas que preocupaban a los barceloneses como el bandolerismo creciente, los ataques de los bajeles turcos, etc. Participó en los festejos como el del día de San Joan. Estuvo al tanto de las rivalidades de nyerros y cadells y recorrió los lugares por los que después hará deambular a  D. Quijote y a Sancho, ayudados a entrar a Barcelona por Roque Guinart.
 
Octubre Jueves 20
3º.-  El lenguaje médico en el Quijote  (Juan Hernández Herrero).
"El Quijote se ha contemplado y se ha estudiado desde múltiples caras de su inacabable prisma cultural. Hay estudios sobre la música en El Quijote, las mujeres en el Quijote, la flora del Quijote, la cocina del Quijote, etc...
Aquí presentamos otro aspecto: el lenguaje médico en El Quijote, que nos retrotrae a la Medicina 
de su tiempo y nos da ocasión de revisar conceptos, plantas, remedios y cultura médica de la época".
 
Octubre Martes 25
4º.- "Mis encuentros con Don Quijote".  Anastasio Montesinos
"Mis encuentros con Don Quijote. Unos son reales. Otros son ficción. Pero, todos, ensoñación. 
Mis apariciones en su vida. Sus apariciones en la mía.

Presentación de Cabalgar en las alas de la tormenta.

domingo, septiembre 11, 2016


Jade Sal, La Cartomante del Vértigo, Barcelona, Libros En Su Tinta, 2016.

Internada en la lectura de La Cartomante del Vértigo, no emerjo del asombro. La sorpresa me incita a apreciar que un año en mi tierra es poco tiempo para nutrirse de tal manera de la cultura mexicana, que resulte de dicha experiencia, un libro de esta calidad. ¡Jade Sal es una poeta genial! de sensibilidad  vigorosa y a la vez  gran sutileza. 
Desgrana las imágenes desplomando al lector sobre el azoro deleitoso y ya no sabe uno si es un sueño el que deshila en un poema o el sueño es quién habla por su voz de cartomante.  Imposible sustraerse a contemplar mientras se la lee,  serpientes azules, dragones de papel-piedra, los pies hinchados de un caminante entre rastrojos, chamanes, gatos y constelaciones. La rueca de la vida palpa mundos cálidos y sensuales a través de sus líneas y la selvática humedad, con la voz de su canto que se desglosa entre los  versos, unida a las riendas taróticas como La Torre, La Rueda de la Fortuna, El Carro, nace, y muere, muere, y nace de nuevo.  Y entre el sendero de poemas, asaltan los ecos a manera de epígrafes de Bukowski, la Kahlo, Sabines, Withman y otros como estrellas veloces en cuyos fulgores alcayata sus propios astros. Mientras la leo una especie de humo de copal me envuelve, casi escucho el caracol con su resonancia de matiz eterno, pidiendo licencia a los cuatro puntos cardinales en la cima de una pirámide, para el ritual cósmico al que Jade invita penetrar. “México es volver al origen perdido –dice-, no recuerdo cuándo, el tiempo es engañoso; sólo siento el cordón que jala fuerte de mi ombligo” “relinchan las letras con ansia de fusión de átomo”  y el universo estremece mientras contemplo su poema. Mexicana por la rama del alma y poeta libre, soñante y fuerte, Jade Sal es como un águila universal en el territorio de la poesía, una joven poeta con tintes surrealistas cuya visión particular cautiva. “Coyoacán lugar donde se aman los coyotes” me asaltó de pronto entre cuartillas, y me quedé ahí. Pasmada. Un suspiro desgajó el pecho a medida que los versos dedicados a Frida me llevaron en volandas de retorno hacia la Casa Azul. gotaré las hojas de La Cartomante del Vértigo despacio, con la ilusión del engaño para sentir el libro más extenso. Será grato estar a la expectativa de la siguiente entrega de esta autora.

Isabella De Jesús



Jade Sal
Me gustan las palabras, letras miscibles en saliva y hambre, voces tatuadas en el pliego que se cierne, fugaces y eternas como una transeúnte cualquiera. Indómitas, febriles, inventadas. Arcanas acechantes, huellas de sal que se rebelan contra la escupidora de palarvas. No me fío de mi memoria de anémona, prefiero la paramnesia. Juego a imaginar recuerdos inventados y los escribo. Así todo lo creado es ya multiverso.