Prueba de sabor. Nuevo poemario de Fulgencio Martínez

lunes, septiembre 17, 2012

PRUEBA DE SABOR MARTINEZ,FULGENCIO

Nuevo libro de Fulgencio Martínez
Editorial: RENACIMIENTO EDITORIAL
Colección: RENACIMIENTO
Materias: POESIA Y TEATRO;
ISBN: 978-84-8472-707-1
EAN: 9788484727071
Precio: 9.62 €
Precio con IVA: 10.00 €

Sinopsis

Con este nuevo libro Fulgencio Martínez (Murcia, 1960) se afianza en su compromiso humano y literario con la poesía cívica que ha venido reivindicando y poniendo en práctica en sus dos entregas anteriores, León busca gacela (2009) y El cuerpo del día (2010). Su apuesta nace ciertamente del convencimiento personal acerca de la raíz y alcance morales del hacer poético, de esa exigencia –tan machadiana- de una palabra en el tiempo que hoy se presenta ante todos nosotros, viva y saludable, con la humildad concreta, también con la esperanza de ser “la palabra con que vencer el miedo”. Maximiliano Hernández Marcos.



Fulgencio Martínez fundó la revista Ágora y es autor de los libros de poesía  Trisagio, Cosas que quedaron en la sombra, León busca gacela, y El cuerpo del día. Recientemente ha publicado Prueba de sabor. Su poética persigue la renovación de la poesía cívica.
 


                        ECOPOEMA PARA PEDIR LA ABOLICIÓN
                        DE LA ESCLAVITUD SILENCIOSA DE NUESTROS DÍAS


                                                                  ¡Penas! ¿Quién osa decir
                                                                  que tengo yo penas? (…)
                                                                  ¡La esclavitud de los hombres
                                                                  es la gran pena del mundo!
                                                                 
                                                                                     José Martí

               
                        De la esclavitud silenciosa
                        que sufren los trabajadores
                        bajo la nueva tiranía
                        del poderoso Don Dinero,
                        poco se escribe.
                                          
                                              La avaricia
                        del Capital ¿tiene ocupadas
                        a las nueve Musas?
                       
                        ¿No se escribe
                        porque no se lee
                        o, quizá, porque
                          como tema de una poesía
                        hoy no interesa?;
                                         
                                               ¿es anacrónico,
                        insólito, antiguo, el asunto;
                        provocativo, ingenuo, dirías?
                        ¿O descatalogado, valiente, descarriado,
                        prosaico, calamitoso, ay Dios,
                        rojo, filomarxista?


                        Ten por seguro
                        que nos quieren
                        mano de obra sumisa,
                        mal pagada y contenta.
                        Que el poeta hable
                        de sus mundos interiores.
                        La poesía no ha de ser política.
                       
                        Otro cantar quisiéramos
                        cuando vemos crecer la fila
                        de trabajadores en paro;
                        de jóvenes temporeros urbanos,
                        sin proyecto de vida,
                        en empleos cada vez más precarios,
                        que callan con temor ante los jefes
                        y se tragan el abuso por una comida.
                       
                        Un cantar para no pasar delante
                        de la miseria que levanta muros
                        más altos en otro mundo olvidado,
                        muros de hambruna, guerra e injusticia.
                       
                        No dejemos que los utilicen
                        para atemorizar con un mal mayor.
                          Es cierto que hay otros miserables
                        y que nosotros podemos comer.
                        Pero no olvidemos escupir a
                        la cara a los que mandan levantarlos.
                        No tengamos miedo de ser mejores.
                        Ni de escribir los deberes del día.


0 comentaris:

Prueba de sabor. Nuevo poemario de Fulgencio Martínez

lunes, septiembre 17, 2012

PRUEBA DE SABOR MARTINEZ,FULGENCIO

Nuevo libro de Fulgencio Martínez
Editorial: RENACIMIENTO EDITORIAL
Colección: RENACIMIENTO
Materias: POESIA Y TEATRO;
ISBN: 978-84-8472-707-1
EAN: 9788484727071
Precio: 9.62 €
Precio con IVA: 10.00 €

Sinopsis

Con este nuevo libro Fulgencio Martínez (Murcia, 1960) se afianza en su compromiso humano y literario con la poesía cívica que ha venido reivindicando y poniendo en práctica en sus dos entregas anteriores, León busca gacela (2009) y El cuerpo del día (2010). Su apuesta nace ciertamente del convencimiento personal acerca de la raíz y alcance morales del hacer poético, de esa exigencia –tan machadiana- de una palabra en el tiempo que hoy se presenta ante todos nosotros, viva y saludable, con la humildad concreta, también con la esperanza de ser “la palabra con que vencer el miedo”. Maximiliano Hernández Marcos.



Fulgencio Martínez fundó la revista Ágora y es autor de los libros de poesía  Trisagio, Cosas que quedaron en la sombra, León busca gacela, y El cuerpo del día. Recientemente ha publicado Prueba de sabor. Su poética persigue la renovación de la poesía cívica.
 


                        ECOPOEMA PARA PEDIR LA ABOLICIÓN
                        DE LA ESCLAVITUD SILENCIOSA DE NUESTROS DÍAS


                                                                  ¡Penas! ¿Quién osa decir
                                                                  que tengo yo penas? (…)
                                                                  ¡La esclavitud de los hombres
                                                                  es la gran pena del mundo!
                                                                 
                                                                                     José Martí

               
                        De la esclavitud silenciosa
                        que sufren los trabajadores
                        bajo la nueva tiranía
                        del poderoso Don Dinero,
                        poco se escribe.
                                          
                                              La avaricia
                        del Capital ¿tiene ocupadas
                        a las nueve Musas?
                       
                        ¿No se escribe
                        porque no se lee
                        o, quizá, porque
                          como tema de una poesía
                        hoy no interesa?;
                                         
                                               ¿es anacrónico,
                        insólito, antiguo, el asunto;
                        provocativo, ingenuo, dirías?
                        ¿O descatalogado, valiente, descarriado,
                        prosaico, calamitoso, ay Dios,
                        rojo, filomarxista?


                        Ten por seguro
                        que nos quieren
                        mano de obra sumisa,
                        mal pagada y contenta.
                        Que el poeta hable
                        de sus mundos interiores.
                        La poesía no ha de ser política.
                       
                        Otro cantar quisiéramos
                        cuando vemos crecer la fila
                        de trabajadores en paro;
                        de jóvenes temporeros urbanos,
                        sin proyecto de vida,
                        en empleos cada vez más precarios,
                        que callan con temor ante los jefes
                        y se tragan el abuso por una comida.
                       
                        Un cantar para no pasar delante
                        de la miseria que levanta muros
                        más altos en otro mundo olvidado,
                        muros de hambruna, guerra e injusticia.
                       
                        No dejemos que los utilicen
                        para atemorizar con un mal mayor.
                          Es cierto que hay otros miserables
                        y que nosotros podemos comer.
                        Pero no olvidemos escupir a
                        la cara a los que mandan levantarlos.
                        No tengamos miedo de ser mejores.
                        Ni de escribir los deberes del día.


0 comentarios: